Carmen Martínez-Bordiu y José Campos, en su divertido banquete de boda

-Y tu hijo Luis Alfonso, ¿por qué no ha venido?
Llevo conmigo tres rosas que son mis hijos.

Carmen y José se han dado el ‘Sí, quiero’ cuando apenas han celebrado su primer año juntos. Doce meses les han bastado para estar seguros del paso que quieren dar y demostrar que quieren que sea un amor eterno aún cuando muchos sólo apostaban porque no durara más allá de los calores del verano. Lo suyo fue un flechazo en toda regla y que, en palabras de Carmen, "empezó porque el conocer a José fue la cosa más divertida que a mí me ha pasado en la vida". Divertida y sorprendente porque el relato de su encuentro no hacía presagiar, ni mucho menos, que aquellas risas acabaran en boda. "Yo había ido -contaba Carmen recientemente- a un concierto de Los del Río, que son muy amigos míos, en Castro Urdiales (Cantabria). Hacía muy mal tiempo, no tenía ganas de ir, y estaba descansando en la cama con una amiga, así que les dije que se fueran sin mi. Estaba con la bata, una pinza en el pelo y subió José con una bandeja y una copa con champán. Se sentó en la cama y yo le dije que a esas horas sólo tomo agua. Bajó y me lo trajo. Luego me dijo: ‘Te voy a dar un beso porque lo único que me divierte es decirle a mis amigos que he estado en la cama con la Bordiu".

José Campos, ex atleta santanderino, campechano, noblote, muy buena gente y rebosante de alegría, conquistaba así a Carmen Martínez-Bordiu que se decidía a cambiar - por amor- París por las tierras cántabras. Apenas llevaban dos meses juntos y José no escatimaba elogios hacia su entonces novia: "Carmen es una señora, y cuando conoces a una señora sobran las palabras. Luego conoció a mi familia, a mis padres, a mis abuelos, a mis hermanos, y la gente la quiere". Cuando Carmen hablaba de su novio destacaba, sobre todo, su nobleza: "Te enamoras de la persona como es. José es lo que se ve. Con la cantidad de tontería que tiene la gente…". De la mano de ella, él conoció París, el Rocío y la Feria de Abril. Y se reían cuando cíclicamente tiempo surgían y desaparecían especulaciones sobre supuestas crisis. En abril, nos quisieron dar la feliz noticia: ya tenían fecha de boda. José conoció a la duquesa de Franco y a Cinthya, también a los hermanos de Carmen, sólo falta Luis Alfonso que a día de hoy todavía no ha encontrado la ocasión para conocer al ya marido de su madre.

Más sobre: