Las imágenes de la boda religiosa de Carmen Martínez-Bordiu y José Campos

La prestigiosa peluquera Cheska, que se trasladó expresamente desde Madrid, peinó- a la novia, y junto a su hija Marìa Baras, a Cinthya Rossi, a Pilar García, madre del novio, a la duquesa de Franco, a las cuñadas de Carmen y a las hermanas del novio. En concreto, el peinado de la novia consistía en una coleta alta con volumen, y una cinta, a modo de diadema, en oro viejo bordada a mano con brillantes y diamantes, que recuerda el periodo griego de Homero, y que iba entrelazada en el pelo. El maquillaje de Carmen corrió de otro conocido profesional, Juan Pedro.

La novia, como es ya tradición llegó a la capilla media hora después que el novio. A escasos metros de José Campos, y vestidos de riguroso chaqué, estaban los dos hermanos pequeños de Carmen, Cristóbal Martínez-Bordiu, acompañado por su esposa José Toledo, quién deslumbraba por su belleza, y Jaime Martínez-Bordiu, acompañado por su novia. Por fin a las ocho y media en punto una Carmen Martínez-Bordiu radiante de felicidad hacía su aparición en la finca. Allí la esperaba un sonriente y también, por qué no decirlo, emocionado padrino de boda, el hombre al que Carmen cogió del brazo para que la llevara al altar: su hermano Francisco Franco Martinez-Bordiu. A la entrada de la citada capilla José Campos esperaba a la novia a quien, al llegar, le dijo: "Amor, estás guapísima".

Como madrina actuó Pilar García, madre de José Campos, que llevaba un diseño de Eduardo Ladrón de Guevara. Modisto que también realizó los trajes de Belén y Blanca, hermanas del novio. No estuvo presente finalmente en la ceremonia Luis Alfonso de Borbón, y cuando le preguntamos a Carmen poco antes de la ceremonia por la ausencia de su hijo nos dijo: "Llevo conmigo tres rosas que son mis hijos" , en alusión a Francisco, fallecido en accidente de automóvil, a Luis Alfonso y a Cynthia.

Más sobre: