Carmen Martínez-Bordiu nos muestra, en exclusiva, su traje de novia

Como decíamos, Carmen siempre ha estado muy relacionada con el mundo de la alta costura, y en su guardarropa nunca han faltado estos diseños. Sin embargo, hace algún tiempo Carmen declaraba en estas mismas páginas:
42 —He subastado mis trajes de alta costura por falta de espacio en mis armarios. Todos eran míos —decía, respondiendo a determinadas voces que hablaban de que no lo fueran —, porque, de lo contrario, no estarían en mi armario. Además,¿cómo voy a vender lo que no es mío?¿Que algunos no me han costado lo que le podrían haber costado a una señora de la calle? Pues sí. Depende de las circunstancias de las personas, de pronto hay unos precios especiales...Y no hay que olvidar que yo estaba trabajando dentro del mundo de la moda. Por ejemplo, durante el tiempo en que trabajé para Versace llegamos al acuerdo de que en vez de pagarme en dinero me haría trajes, y es que en aquel momento a mí me interesaban mucho más los trajes que una retribución económica.

La trayectoria del diseñador
Lacroix fundó su casa de costura en 1987,con financiación de LVMH. Nacido en 1951 en Arles, en el Sur de Francia, su llegada a la moda supuso una inyección de vitalidad por su estilo neobarroco, lleno de color y riqueza. Sus colecciones son la conjunción de tradición y modernidad, tanto en el caso de la alta costura como del «prêt-à-porter » que se presenta estos días. Su gran sueño era confeccionar el vestuario de grandes obras teatrales, pero acabó dedicándose a la moda, a la que llena de dramatismo y expresividad. Sus comienzos se remontan a la casa Hermès, aunque pronto se puso a trabajar para Patou, donde realizó sus primeras colecciones de alta costura. El lanzamiento de su propia firma llegó en 1987 y logró un éxito rotundo que hoy mantiene.

Finalmente logró hacer realidad su sueño, pues ha realizado el vestuario de varios montajes teatrales. El último de ellos es el espectáculo de la bailarina Blanca Li.Su costura está llena de guiños y referencias a España, al flamenco, a los toros... Sus tejidos, de gran riqueza, incluyen estampados que recuerdan a los mantones de Manila, y entre sus accesorios preferidos se encuentran las cruces. Ahora, Carmen Martínez-Bordíu ha depositado en Lacroix toda su confianza para que le haga el traje de novia. Una novia que no puede reflejar la feliz etapa de su vida que está viviendo al lado de José y que verá culminada con su boda.

Más sobre: