En la intimidad, como la familia ha querido, se ha celebrado el funeral por Rocío Jurado en el santuario Nuestra Señora de Regla de Chipiona. A las doce en punto, una vez cerraba la capilla ardiente, comenzaba la ceremonia religiosa de cuerpo presente oficiada por el obispo de Jerez de la Frontera, Juan del Río. No ha sido una misa de puertas abiertas, los chipioneros y sus admiradores ya han podido despedirse de la cantante en Madrid y Chipiona y ahora la familia quiere guardar estos momentos para ellos.

El féretro con el cadáver de Rocío Jurado frente a la imagen de la Virgen de Regla, cubierto con las banderas de España y Andalucía. Delante del féretro, sólo las coronas (todas en blanco y verde) enviadas por sus familiares más cercanos. José Ortega Cano, Rocío Carrasco y su novio, Fidel Albiac se sentaban en el banco principal, mientras que los hermanos y sobrinos de la cantante seguían el oficio religioso en un banco lateral.

Sólo faltaban, los hijos pequeños de la cantante, José Fernando y Gloria Camila, y sus nietos, Rocío y David. La familia ha preferido mantener a los niños alejados en unos días tan dolorosos.

Si en Madrid acudieron darle el pésame representantes de todos los ámbitos sociales, populares o no, en Chipiona no ha sido menos. El presidente de la Comunidad de Andalucía, Manuel Chaves, el presidente del Partido Popular en Andalucía, Javier Arenas, toreros como Enrique Ponce, con su mujer, Paloma Cuevas; Curro Romero y su mujer, Carmen Tello; María Pineda; Antonio Carrasco, hermano del primer marido de Rocío, Antonio Carrasco, y su esposa; Carmen Janeiro así como el escritor Antonio Burgos son sólo algunos de los rostros populares que han estado en Chipiona.

Más sobre

Regístrate para comentar