Amador Mohedano: 'Nos espera una gran batalla'

Amador Mohedano salía hoy al mediodía, con visibles muestras de agotamiento, acompañado por su mujer, Rosa Benito, de la casa de Rocío Jurado, en La Moraleja. Con gesto serio, y la tristeza descubriéndose en cada una de sus palabras, el hermano de la Chipionera realizó una serie de declaraciones para los medios de comunicación allí congregados. "Estamos todos agotados (...) Ahora vamos a casa a ducharnos y volvemos. Hemos estado aquí toda la noche". Y la noche ha sido de las largas. "Nos espera una larga batalla", ha querido matizar Amador. Porque a pesar del complejo cuadro clínico por el que está atravesando Rocío Jurado, la familia se niega a perder la esperanza.

Rocío Carrasco, junto a su madre
El hermano de Rocío Jurado ha dedicado unas palabras a su sobrina, Rocío Carrasco, a quien en las últimas horas se la ha visto especialmente demacrada: "Está muy agotada, muy cansada". Por otra parte, ha querido explicar el porqué de la ambulancia que llegó en la noche a la residencia de la cantante: "Cuando cayó en coma quisimos ver si había una posibilidad de que se le reanimara. No se pudo". Con esta declaración, Amador Mohedano deja en claro dos cuestiones. Por un lado, y tristemente, por vez primera un miembro de la familia de Rocío Jurado utiliza la palabra "coma", para referirse al delicado estado en el que se encuentra la cantante. Y, en segundo lugar, zanja todas las informaciones que apuntaban a que la ambulancia fue llamada por un ataque de ansiedad que podría haber sufrido Rocío Carrasco, ante el alarmante estado de salud de su madre.

Más sobre: