El tenis acapara los premios en la entrega de los Laureus

Los Oscar del deporte se entregaron en Barcelona en medio de una gran expectación, que nada tuvo que envidiar a la ceremonia hollywoodiense. Vestidos largos y, de nuevo, multitud de rostros que representan la historia viva de la competición deportiva. Los jóvenes valores, que vienen pisando fuerte, compartieron protagonismo con las figuras que ya forman parte de la leyenda.

El rey don Juan Carlos, los Duques de Palma y el príncipe Alberto de Mónaco pusieron la nota real a la velada, celebrada en el Parc del Fórum de la ciudad Condal. Una impresionante Teri Hatcher, con un vestido rosa palabra de honor y guantes negros estilo ‘Hilda’, Cuba Gooding Jr. y Morgan Freeman ejercieron de maestros de ceremonias, en una noche en la que el tenis brilló con fuerza.

Rivales, pero juntos en el podium
Los dos rivales eternos de los circuitos actuales, Nadal y Federer, se llevaron sendos galardones. El joven mallorquín recogió de manos del Rey el Laureus al deportista revelación, desbancando, entre otros, al futbolista azulgrana Leo Messi. "Este premio va más allá del mundo del tenis; es un honor para mí", aseguró el tenista, que ocupa el número dos del ranking mundial. Rafa Nadal, a sus escasos diecinueve años, ha sido el único capaz de derrotar en las pistas al suizo Federer, que en esta ocasión le acompañó en el podium. Tras hacerse, por segundo año consecutivo con el Laureus al mejor deportista masculino, Roger Federer no tuvo más que palabras de elogio para el mallorquín. "Todos los que estaban en la lista se merecían el premio. Nadal también, incluso en mi propia categoría. En todo caso, esto es un éxito para el tenis".

Más sobre

Regístrate para comentar