De vuelta a Madrid
Aunque Antonio trabajaba en una cantera en Les Roces (Cangas de Onis) donde talla piedra por pedidos; y reciben ayuda incondicional de la abuela Menchu Álvarez, la calidad de vida de la pequeña familia empeora por momentos. Por ello, y sin perder la ilusión, Antonio y Erika deciden volver a Madrid para probar suerte de nuevo en la capital. Sin trabajo y sin dinero, se instalan en la casa de Paloma Rocasolano donde vivirán durante algún tiempo hasta que encuentran un apartamento. Erika vende libros a domicilio para la editorial que acabaría dándole un puesto fijo y de responsabilidad. Fuerte y luchadora mantiene la ilusión de prosperar con su familia y aprovecha los pocos ratos libres para esculpir y pintar en una de las pequeñas habitaciones que tiene su casa. Cuadros que a día de hoy disfrutan y han recibido con motivo de alguna celebración su madre, sus abuelos y la princesa de Asturias. Al mismo tiempo, Antonio consigue una sustitución en el Ayuntamiento de Madrid y pasa a formar parte del equipo de limpieza del servicio nocturno de la ciudad. El joven artista, que no regatea esfuerzos a la hora de sacar a los suyos adelante, no oculta que su origen es humilde -su padre perteneció al personal laboral de la Complutense de Madrid y su madre es ama de casa- y lleva con orgullo la condición de pertenecer a una familia honesta y trabajadora a la que todos aprecian en el barrio donde creció: "Antonio es un bohemio, pero vale mucho y es un gran artista".

Confusión de los medios respecto a su estado civil
Corren los últimos meses del año 2003 y salta la noticia del compromiso de los Príncipes de Asturias. Los periódicos y las revistas nacionales llevan a sus páginas el quién es quién de la familia dando por hecho que la hermana de doña Letizia y el escultor están casados. El estatus civil de la pareja no llama especialmente la atención en un momento en el que todos los objetivos están centrados en conocer a fondo la existencia de una periodista llamada a ser princesa de Asturias. Entre la familia se comenta el tema, e incluso se plantea la posibilidad de hacer saber que no han contraído matrimonio. Finalmente, y sin dar explicación alguna sobre su estado civil, deciden pasar por alto una información que los medios de comunicación han dado por buena. Doña Letizia abandona el barrio donde reside y se instala en el Palacio de La Zarzuela junto a los Reyes de España. Erika y Antonio se trasladan entonces a la casa que ésta se había comprado en Valdebernardo. Un piso de dos habitaciones con jardín y piscina en el que intentan empezar una nueva vida.

Más sobre

Regístrate para comentar