María José Campanario se reúne con sus abogados a la espera del juicio

María José Campanario se reunía estos días con sus abogados en relación a su presunta implicación en un supuesto fraude a la Seguridad Social en la llamada Operación Karlos. Por este motivo, la esposa de Jesulín de Ubrique abandonaba por unas horas su refugio de Ambiciones, la finca familiar en la que se refugió cuando el juez decretó su puesta en libertad tras pagar una fianza de 12.000 euros y de la que desde entonces, hace ya un mes, sólo ha salido en muy contadas ocasiones.

Tanto ella como Jesulín han reducido hasta tal punto sus salidas de la finca que son los padres de María José quienes acompañan diariamente a la hija del matrimonio, Julia, a la guardería de Jerez de la Frontera a la que asiste.

La investigación judicial, mientras tanto, continúa bajo ‘secreto de sumario’ y ni María José, sus familiares o abogados han pronunciado palabra alguna sobre la difícil situación que vive. Al parecer, una veintena de personas han prestado ya declaración en la Operación Karlos como presuntos autores de delitos de fraude a la Seguridad Social, cohecho, tráfico de influencias y falsedad documental.

Siguen sin conocerse los cargos que desde el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Jerez de la Frontera (Cádiz) se le imputan a la esposa de Jesulín de Ubrique. Cuando el pasado ocho de abril el juez decretó la puesta en libertad de nueve detenidos (entre ellos María José) y el ingreso en prisión de uno. Parece ser que entre los detenidos que fueron puestos en libertad se encontraban el ex jefe de la policía local de Prado del Rey (Cádiz), un funcionario, un empresario y tres médicos.

Más sobre: