Carmen Martínez-Bordíu y José Campos se casan este verano

—A medias con José.
La casa la compro yo.A estas alturas de mi vida,eso de «a medias »,nada de nada.Pero es normal.Tengo dos hijos,otra edad.Esa es mi casa,José tiene la suya,y vamos a vivir en la mía.
—¿Y tus futuros suegros?
Es una gente totalmente abierta,que me ha recibido en su casa con los brazos abiertos.Nunca han preguntado nada de nada.Son las personas más discretas que he conocido en mi vida.
—Los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos,eso es verdad.
Pues por eso.Y como da la casualidad de que ellos ven que José es feliz conmigo,pues son felices al verle feliz a él.Lo mismo que me dijo mi hija.
—No me has contado la reacción de tu hijo.
Luis Alfonso se quedó muy sorprendido.
—Tu madre.
Mi madre me dijo:«¿Te lo has pensado bien?».
—Le dirías que sí,claro está.
La respondí:«Mamá,si a los cincuenta y cinco años no pienso bien las cosas,ya me dirás tú.
—Después celebráis la boda en Santander.
Sí.Como José es un enamorado de su tierra,quería que todos mis amigos conocieran Santander. Fíjate si está apegado a ella,que no vamos a tener ni viaje de luna de miel.A él no le sacas de aquí.
—Tenéis pensado invitar a cerca de quinientas personas.¿Las mismas que asistirán a la ceremonia?
Será una ceremonia estrictamente familiar.La familia más directa.
—O sea,padres y hermanos...
Así es.Padres y hermanos.
—Mira,que con las técnicas de ahora podrías ser madre de nuevo.
Las técnicas modernas no son para mí.(Estos días,y en una entrevista con Jesús Quintero,José Campos contestaba cuando le preguntaban que si quería tener hijos:«No, hijos no voy a tener.Nunca he tenido la idea de tener hijos.Tengo tres sobrinos maravillosos y con eso tengo el cupo cubierto ».)

Más sobre

Regístrate para comentar