Carmen Martínez-Bordíu y José Campos se casan este verano

—José estará como loco.
Fíjate que cuando apenas llevábamos diez días saliendo juntos,José me dijo que me tenía que casar con él.Era algo como de risa.
—Quieres decir que te lo tomabas a risa.
Le dije que si estaba loco.
—José parece haber hecho bueno el refrán «quien la sigue,la consigue ».
Yo le decía:«¡Oye,déjame más tiempo!».Y él me contestaba: «¿Qué quieres,que me case con una de sesenta?».
—Al final,algo te habrá convencido.
Pues mira,que soy feliz con él, y las personas estamos a la búsqueda de la felicidad.
—Y crees haberla encontrado junto a José.
No es que lo crea,es que la he encontrado a su lado,porque de no ser así,la gente puede llegar a pensar que me he vuelto loca,aunque una loca muy cuerda,¿eh?
—Veo en ti como una intención de romper con tu pasado.
Me acabo de comprar una casa en Santander.
—Luego vas a vender tus propiedades de Sevilla.¿El cortijo incluido?
No,porque ese es un negocio con Roberto Federici.Mantengo mi casita pequeña,pero la otra que me había comprado y de cuya existencia no sabía nadie,la he puesto en venta.Está en la calle María Pineda y es una típica casa del barrio de Santa Cruz,grande,de más de quinientos metros cuadrados,con un patio andaluz,y cuya fachada da a los Reales Alcázares.
—La habías comprado para vivir tú.
Así es,pero como conocí a0 José,pues nunca llegué a restaurarla.Como te decía,ahora la he puesto en venta y me he comprado una casa en Santander.

Más sobre

Regístrate para comentar