Rocío Jurado pasa la Semana Santa en casa y acompañada de toda su familia

En casa, permanentemente acompañada de los suyos y recuperándose poco a poco. Así ha pasado Rocío Jurado estos días de Semana Santa en los que, como sucedía en años anteriores, no ha podido viajar a su querida Chipiona. En el chalé de La Moraleja estaban, como es natural, su marido, José Ortega Cano, sus hijos pequeños, José Fernando y Gloria Camila, a los que se añadían las visitas diarias de su hija mayor, Rocío Carrasco, el novio de ésta, Fidel Albiac, los dos hermanos de la cantante, Amador y Gloria, además de sus cónyuges e hijos.

Ha sido una Semana Santa diferente y, sin embargo, muy emotiva porque después de tres meses hospitalizada, Rocío Jurado podía, por fin, regresar a casa. Su cuñado comentaba el otro día que la artista ha visto las procesiones sevillanas de Semana Santa en televisión porque todavía es muy pronto para pensar en un viaje tan largo. Grandes amigos como el que fuera su secretario, Juan de la Rosa y el doctor Mariscal, que fue quién presentó a Ortega Cano y Rocío le han visitado durante estos días.

Si la semana pasada, la visita de los médicos a altas horas de la noche causaba cierta preocupación, estos días tanto Amador Mohedano como Rocío Carrasco se han encargado de desmentir un posible empeoramiento. Su hermano nos decía: "Está muy bien de verdad. La he visto espléndida" mientras que su hija comentaba que da pequeños paseos.

Más sobre

Regístrate para comentar