La Duquesa de Alba celebra su ochenta cumpleaños en la intimidad

Cayetana Fizt-James Stuart, duquesa de Alba, cumplió el pasado martes 28 de marzo ochenta esplendidos años y para ello quiso celebrarlo rodeada de los más íntimos. La aristócrata que en un principio había organizado una fiesta para todos sus amigos en una hacienda cercana a Sevilla, se vio obligada a suspenderla porque al parecer había fallecido un amigo muy allegado a su círculo más cercano y decidió hacer una celebración bastante más discreta e íntima.

Cayetana paso este día tan especial para ella con su hijo Jacobo Martínez de Irujo, Conde de Siruela y su mujer, la periodista Inka Martí y sus grandes amigos, el torero Curro Romero y Carmen Tello, con quien la duquesa guarda una excelente relación. Los cuatro se reunieron en el restaurante Alhucemas, un lugar muy típico situado en la localidad sevillana de Sanlúcar la Mayor, donde pasaron una agradable jornada. Recordemos que la pasada semana Cayetana Fizt James- Stuart ofreció en el Palacio de Liria, su residencia madrileña una cena con motivo de su onomástica a la que fueron numerosos rostros conocidos y la Familia Real al completo de la que la Duquesa estaba encantada feliz y contenta.

Aunque no estuvieron todos sus hijos no faltó la presencia de Jacobo que vino desde Madrid para estar este día con su madre. A la salida del restaurante, la Duquesa con un conjunto muy juvenil y con unos complementos muy originales y de estilo "hippie" contesto a las preguntas de los periodistas:

-Cayetana, muchísimas felicidades
Muchísimas gracias.
-¿Cómo ha pasado este día?
Pues mira estoy muy feliz y contenta porque ha venido mi hijo Jacobo para estar conmigo en este día y la comida ha estado muy bien.
-¿Qué le han regalado?
Muchísimas cosas pero lo que más me ha gustado ha sido un reloj muy bonito que me han regalado todos mis hijos.
-¿Qué le pide a este día de su cumpleaños?
Pues le pido cumplir otros ochenta años. (Risas).
-¿Le gustaría ser de nuevo abuela?
Espero que me hagan abuela muy pronto de nuevo.
-¿Cómo lo paso en la fiesta que ofreció en Madrid?
Pues fue una fiesta privada con una cena y la verdad es que resultó bastante divertida porque fueron muchísimos amigos.

La duquesa de Alba que, salió con algunas bolsas de regalo que le entregaron durante el almuerzo y un ramo de rosas rojas, se trasladó hasta el Palacio de Dueñas en Sevilla con su hijo Jacobo y su mujer Inka Marti, condes de Siruela para pasar el resto del día y compartir más en la intimidad este día de cumpleaños.

Más sobre: