En realidad, el juez se ha limitado a hacer en este caso a «determinar si la solución eclesiástica resulta ajustada al Derecho del Estado, lo cual se limita a comprobar si es auténtica, no se ha dictado en rebeldía, si es firme, si se han respetado los principios constitucionales del proceso y, en definitiva, si no se vulneran las normas que rigen los principios rectores del matrimonio de acuerdo con los principios del Ordenamiento Jurídico español».

Por otra parte, en los citados fundamentos de Derecho se dice que «se debe proceder a la inscripción de la presente resolución al margen de la de matrimonio de los contrayentes, expidiendo por ello el oportuno exhorto». Con lo cual, no se trata, en el fondo, de un proceso de divorcio, sino del traslado de unos efectos eclesiásticos al ámbito civil. El auto del Juzgado de Primera Instancia N.o 5 de Alcobendas concluye así en su parte dispositiva: «Se declara ajustada al Derecho del Estado y se acuerda reconocer eficacia civil a la resolución dictada el 16/06/03 por el Tribunal Interdiocesano de Primera Instancia de Sevilla, ratificada por sentencia definitiva de 17/11/04 del Tribunal Interdiocesano de Segunda Instancia de Sevilla, por la que se declaró la nulidad del matrimonio de doña Rocío Carrasco Mohedano y de don Antonio David Flores Carrasco…».

Rocío Carrasco y Antonio David Flores, estando ella embarazada de su hija, Rocío, contrajeron matrimonio en la ermita de «Yerbabuena», la finca de Rocío Jurado y José Ortega Cano, en la primavera de 1996. En septiembre de 2001,Rocío Carrasco solicita la nulidad eclesiástica de su matrimonio ante el Tribunal Interdiocesano de Primera Instancia de Sevilla, que, de conformidad con el Defensor del Vínculo, admite tal solicitud. Aunque no han trascendido con exactitud las causas alegadas por la hija de la artista, se da por cierto que entre ellas ha de estar el hecho de haberse casado muy joven, lo que habría conllevado una inmadurez («defectus discretiones judicii »),a lo que añadiría tal vez una posible presión psicológica por el hecho de haber contraído matrimonio embarazada. Asimismo, Rocío añadió la supuesta condición de agnóstico por parte de Antonio David, condición que estaría en el origen del hecho de que sus hijos no habían sido bautizados (a tal causa y a su consecuencia se opondría en su momento el ex guardia civil, lo mismo que a la posible inmadurez de su esposa en el momento de acceder al matrimonio).

Previamente (15 de julio de 2001)se había dictado sentencia civil de separación otorgándose la guardia y custodia de los hijos a la madre. Por aquel entonces, Fidel Albiac ya había hecho presencia en la vida de Rocío Carrasco, una presencia que continúa hasta el día de hoy, y es el hombre con el que Rocío tiene intención de contraer matrimonio.

Más sobre

Regístrate para comentar