La mujer moderna: alejándose de los estereotipos discriminatorios y sexistas

  • Desde el siglo XX la mujer ha iniciado una serie de cambios en su rol en la sociedad. Tras ser la abastecedora y cuidadora del hogar, ha demostrado su capacidad para salir del espacio íntimo y privado de su hogar y conquistar puestos de liderazgo en el ámbito laboral.
  • La mujer del siglo XXI sigue asumiendo la doble jornada, que ya inició en el siglo pasado y ha demostrado que puede lidiar entre su vida profesional y su vida afectiva.


  • En el I Estudio Parship sobre Solteros Europeos, presentado en enero de 2006, se ha trazado un perfil de cómo se presenta la mujer soltera en la actualidad. Posiblemente por educación, por la carga genética y por varios siglos de estar a la sombra del hombre, la mujer ha desarrollado una mayor tendencia a ser emotiva, a expresar sus sentimientos y por tanto, suele estar preparada para el amor, desarrollar más temprano o más tarde un instinto maternal y una capacidad para construir una familia.

    Las solteras españolas aparecen como las europeas que más atrasan su maternidad en pos de su carrera. Mientras tanto, el hombre, pese a los cambios sigue siendo educado para rendir en lo profesional pero esto no evita que en estos cambios de roles, el hombre muestre un desarrollo de su sensibilidad y una preocupación por compartir la crianza de los hijos junto a su mujer.

    La versatilidad de ellas y la focalización de ellos.
    El hombre sigue siendo el sexo con mayor tendencia a focalizar el conocimiento y la mujer es el ser con más tendencia a la versatilidad por su capacidad de hacer más de una cosa a la vez. La mujer cocina, al mismo tiempo que le da de comer a su hijo y atiende una llamada laboral, todo en cuestión de segundos. Esta capacidad de realizar varias actividades simultáneamente no evita que las quiera hacer de forma eficiente. Un dato curioso en el estudio europeo realizado por PARSHIP ha sido que los hombres expresaron en mayor porcentaje que dejarían su trabajo o carrera en pos de una relación mientras que las mujeres no se mostraron dispuestas a renunciar a su carrera en pos de una relación.

    Más allá de la presión del reloj biológico, las mujeres no parecen dispuestas a abandonar lo conseguido en el terreno profesional. Del mismo modo, eso no evita que las solteras expresen su deseo de ser madres. Ellas, tanto como ellos, quieren que su vida profesional sea tan exitosa como la afectiva.

    Más sobre

    Regístrate para comentar