Athina se inscribe en un concurso hípico como Athina Onassis de Miranda

Ya no son sólo rumores. Athina, la única hija de Cristina Onassis y Thierry Roussel, ha renunciado al apellido paterno y ha adoptado el materno al que ha añadido el de su marido, Doda Miranda. Desde este mes, la que fuera la niña más rica del mundo ya no aparece en los documentos oficiales como Athina Roussel sino como Athina Onassis de Miranda.

La prueba de que ha cambiado su apellido se ha producido este fin de semana durante su participación en el concurso hípico Jumping Hasselt de Bélgica. Athina, que quedó en la novena posición de su categoría, se inscribió como Athina Onassis de Miranda, y todas las dudas sobre su posible cambio de apellido quedaron disipadas.

Distanciamiento con su padre
Lo que, en cambio, si deja muchas dudas es el motivo que la ha llevado a tomar tan dura y radical decisión que, lógicamente, no ha debido gustar nada a su padre. Hace poco más de dos meses, en sus invitaciones de boda, la heredera Onassis se presentaba como Athina Hélène Roussel y con sólo doce años, cuando vivía con su padre y hermanastros, aseguraba que no quería saber nada de la herencia griega. Ahora, Athina, de veintiún años, se muestra claramente enfrentada a su padre.

Lo que ha sucedido entre ambos, en cambio, queda sólo para la familia ya que ni Athina ni Thierry han comentado nada al respecto. El distanciamiento fue más que evidente desde que, a los dieciocho años, Athina cambiara de vida para seguir a su novio y hoy marido, Doda de Miranda. Thierry negaba que entre padre e hija las relaciones no fueran todo lo bien que sería deseable, sin embargo, su ausencia en la boda de su hija mayor no dejó lugar a dudas.

Los motivos de su mala relación con Thierry
En aquel momento (en diciembre del pasado año), fuentes cercanas a la familia Roussel aseguraron que Thierry y su mujer, Gaby, no recibieron invitación ya que no apoyaban la idea de que Athina contrajera matrimonio tan joven y con un hombre doce años mayor que ella y que ya es padre de una niña. Según esta hipótesis, Thierry temería que su hija cometa los mismos errores que su madre, Cristina, que se casó por primera vez a los diecinueve años y protagonizó cuatro desgraciados matrimonios. Sin embargo, hay quien asegura que la verdadera raíz de los problemas entre padre e hija se deben a Thierry le gustaría haber tenido más control sobre la fortuna de su hija. No hay que olvidar que Athina dejó el hogar familiar en cuanto cumplió la mayoría de edad y recibió la fabulosa herencia de su madre. Desde entonces (hace casi tres años) sólo en una ocasión ha vuelto a ser vista con su padre (fue en una competición hípica en agosto del año 2004) y ninguna con su madrastra, Gaby, o hermanastros, Ericy Johanna, con los que vivió desde que su madre falleciera cuando ella sólo tenía tres años. Su hermanastra Sandrine fue la única familiar cercana que la acompañó en su boda.

Tampoco hay que descartar que Athina tiene la edad suficiente como para conocer la historia de sus padres. Dos de sus hermanastros nacieron cuando Thierry y Cristina estaban todavía casados. Athina es sólo cuatro meses mayor que su hermano Eric y fue el nacimiento de Sandrine lo que motivó que Cristina Onassis solicitara el divorcio.

Más sobre

Regístrate para comentar