Así es María José Rienda, la gran esperanza del esquí español en los JJ OO deTurín

Angel Izquierdo trabaja en la Caja de Granada y por eso no puede acompañarla a los campeonatos. De ahí que el matrimonio procura pasar todo el tiempo posible juntos cuando ella no compite.
—María José, ¿es complicado compaginar el matrimonio con el esquí?
Sí, claro que es complicado. Le echo mucho de menos. Cuando mi marido me conoció, ya sabía lo que me gustaba, y además cree en mis posibilidades, al igual que yo. He tenido la suerte de casarme con un hombre maravilloso.
—¿Para cuándo los niños?
Algún día, cuando deje el esquí, porque ahora es imposible, ya que supondría dejar mi carrera profesional. Pienso que hay tiempo para todo. A los dos nos encantan los niños.
—¿Cómo es tu vida?
Si tengo competición, a las cinco y media ya estoy levantada. Desayuno y voy a la pista para ver cómo está, hacer mis comprobaciones y prepararme. Al acabar la prueba, tengo que recuperarme por el estrés y el esfuerzo realizado. Si es un día normal, estoy cuatro horas por la mañana entrenando y por la tarde puedo estar otras cuatro de físico. Y siempre a las diez a la cama.
—¿Qué se siente al haber entrado en la historia del deporte español?
Estoy muy orgullosa. Han sido muchos años entrenando. Mi carrera deportiva ha ido poco a poco, pero con paso firme, y todo ha llegado en mi mejor momento deportivo.
—Son muchos los que dicen que eres la gran favorita.
Espero no defraudar a nadie, y menos a mí misma.
—María José, ya has superado la marca de victorias en la Copa del Mundo de una legendaria esquiadora como ha sido Blanca Fernández Ochoa. ¿Qué sientes al formar ya parte de la leyenda del deporte español?
Estoy orgullosa porque Blanca Fernández Ochoa ha sido siempre un referente para mí. La he admirado desde siempre. Ojalá que en los Juegos Olímpicos de Turín pueda conseguir esa medalla, al igual que hace años la consiguiera Blanca.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más