Toda la familia de Rocío Jurado viajó a Houston para estar con la gran artista

La mañana del martes 7 de febrero partían del aeropuerto de Barajas con destino a Houston Amador Mohedano, el hermano de RocíoJurado, y su hermana, Gloria, con su marido. Les acompañaba Paco, el hermano mayor de José Ortega Cano. Amador, que tuvo, al parecer, algún problema con el pasaporte y tuvo que acudir a la Comisaría de Alcobendas para solucionarlo rápidamente y no perder el vuelo, intentó tranquilizar los ánimos en el aeropuerto, y nos dijo: «Viajamos para celebrar todos juntos el cumpleaños de Rosa, mi mujer». Por su parte, Gloria también intentó restar importancia al viaje y al estado de Rocío: «Se encuentra bien. No es que esté fenomenal, pero está bien, así que vamos a estar allí con ella unos días».

Algo, sin duda, ha cambiado —como hemos dicho— radicalmente, ya que este viaje precipitado no concuerda con la tranquilidad que la familia había recuperado cuando Rocío Jurado era dada de alta el pasado jueves 26 de enero. Una tranquilidad que, como hemos dicho, hizo posible que Rocío Carrasco, la hija de la artista, decidiera regresar hace días a España . Ahora, Rocío ha vuelto a Houston para estar con su madre en tan delicados momentos. Parece ser que la cantante sufrió una infección durante la operación quirúrgica de la pasada semana. Rocío fue operada a causa de una vena obstruida en el abdomen y fue en el quirófano donde contrajo la infección.

Rocío hija ha vuelto a América para estar junto a la artista, a la que, según hemos podido saber, se le están practicando nuevas pruebas. Por otra parte, Amador, el hermano de Rocío, que hace unas fechas recogía en Jerez un premio que le había sido concedido a la artista, ha viajado asimismo rápidamente a Houston junto con su otra hermana, Gloria. Y también se ha desplazado a la citada ciudad el hermano mayor de Ortega Cano. Todo esto evidencia, de alguna manera, que tal vez unas pruebas que, en un principio, parecían no tener importancia alguna, pudieran haber experimentado, a última hora, alguna complicación, del tipo que fuere. Y eso ha sido la posible causa de que todos hayan viajado de nuevo a Estados Unidos.

Había bailado sevillanas
Como nuestros lectores recordarán, la pasada semana, Rocío Jurado se había ido a bailar sevillanas junto a su esposo tras abandonar el hospital en el que, hace unos días, ha ingresado nuevamente. El lugar elegido no era otro que el rancho de un amigo del matrimonio, a 150 kilómetros de la ciudad. No era «Hierbabuena la finca sevillana de Rocío y José, donde les encanta pasar algunas temporadas, pero, al fin y al cabo, se trataba del campo. Rocío se arrancó por sevillanas. Bailó y seguro que hasta entonó notas de sus inolvidables temas, dando muestra una vez más de la gran entereza y la fuerza de voluntad que ha puesto desde el primer día que tuvo que enfrentarse a esta difícil situación creada por su grave enfermedad.

Ahora prácticamente toda la familia está a su lado para unir sus fuerzas a la suya. Una familia que es, ha sido y será siempre una «piña» tanto en los momentos de felicidad como en horas de adversidad. Seguro que su familia puede ser también la mejor de las medicinas para nuestra querida y gran artista.

Más sobre

Regístrate para comentar