Haciendo gala de su afán por conservar su intimidad al máximo, el presentador del desaparecido programa Crónicas Marcianas se ha casado por sorpresa y ante un reducidísimo grupo de familiares y amigos. Javier Sardá consiguió con este programa éxito profesional, pero también encontró el amor: Ana Gutiérrez, peluquera del citado espacio.

Pocos compañeros conocían la relación, ya que la pareja lo llevaba con mucha discreción. Tal era el afán del periodista por mantener la privacidad, que hace tan sólo diez días, llamó por teléfono al restaurante donde ha celebrado el banquete de boda, y reservó una mesa para veinticuatro comensales, sin especificar que iba a celebrar allí el enlace. No se sabe cuando se inició la relación entre el presentador y la estilista, pero en la última emisión de Crónicas Marcianas,Sardá dedicó el programa a "esta peluquera que destila misterio", con la imagen de Ana pantalla.

Boda en "petit comité"
No hay duda de que el enlace ha causado sorpresa. La ceremonia se ha celebrado por lo civil, con ropa informal y en Canet, población en cuyas inmediaciones Sardá tiene una finca. El banquete nupcial se celebró al atardecer en un restaurante de Arenys de Mar. Entre los invitados se encuentran Tony Cruz y Josep Maria Mainat, máximos responsables de Gestmusic. También acudieron las hijas respectivas hijas de los novios. Ana Gutiérrez es madre de dos hijas de una relación anterior. Sardá, por su parte, tiene una hija de su primera esposa. Pero la boda no ha sido el primer encuentro familiar, al parecer, este verano toda la familia convivió en la finca de Sardá en Canet y recientemente estuvieron todos juntos en Disneyland París.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más