Athina Roussel regresa a Europa con su marido, Doda Miranda

Brasil, y más concretamente la ciudad de Sao Paulo, es el lugar de su corazón, sin embargo, para preparar mejor la participación de Doda Miranda en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, Athina Roussel y su marido vuelven a Europa, concretamente a Bélgica, al centro hípico que el brasileño Nelson Pessoa tiene a las afueras de Bruselas y que fue donde hace tres años se conocieron y se enamoraron.

En realidad, Athina y Doda, acompañados de Vivianne, la hija de Doda, viajaron a Bruselas para preparar su futura llegada días después de la celebración de su boda. Para ellos no hubo luna de miel. Pusieron rumbo a Bélgica para hacer más fácil su próximo traslado. En fin de año volvían a Brasil ya que se reunieron con la familia Miranda en el hotel Transamerica de Ilha de Comandatuba. Desde allí, Ricardo Miranda, padre de Doda, anunciaba que su hijo no iba a representar a Grecia en los próximos Juegos Olímpicos como él mismo había comentado que estaba estudiando. Al parecer, no se pudieron cumplir los formalismos necesarios y Doda representará a su país. Ahora sus esfuerzos se centran en conseguir una medalla de oro en los Juegos Panamericanos del 2007 y para ello nada mejor que el entrenamiento y la confianza de Nelson Pessoa, de ahí su vuelta a Bruselas.

Su casa en Sao Paulo
Todavía no se sabe si el joven matrimonio ha escogido ya la casa en la que vivirán mientras estén en Bruselas, sin embargo Athina se ha encargado de dejar a su gusto el dúplex de novecientos metros cuadrados que compró en el centro de Sao Paulo, muy cerca de donde vive su suegro. La decoración, moderna y sencilla, fue obra del arquitecto João Armentano. El dúplex está formado por los dos últimos pisos del edificio Margaux Castle y el ático está destinado únicamente a alojar a los guardaespaldas que se ocupan de preservar la seguridad de la heredera de la fortuna Onassis.

Más sobre

Regístrate para comentar