David Meca, el hombre que venció al mar

David Meca, el campeón del mundo de 25 kilómetros en aguas abiertas, ha vuelto a sorprender por su fuerza física y psíquica, a la hora de enfrentarse a los arbitrios del mar. El nadador lo ha logrado: recorrer los 110 kilómetros que separan Jávea del municipio ibicenco de Sant Antoni en 24 horas. Todo un récord, teniendo en cuenta que David Meca había estimado que la travesía le llevaría 30 horas y que se tuvo que enfrentar a las inclemencias del tiempo (un frío extremo) y un oleaje sólo apto para los muy valientes.

El frío y las medusas
No fue sólo el frío lo que amenazó la travesía, y el sueño de Meca. En la noche (precisamente, las horas nocturnas eran las que más temía el nadador de Sabadell) sufrió la picadura de medusas cuando había cubierto sesenta kilómetros del recorrido. Tuvo vómitos pero nada le detuvo. Siguió nadando aunque la oscuridad todo lo invadía. Quiso convertirse (y lo ha logrado) en el primer hombre en nadar desde la Península hasta las Baleares. Como dato curioso, para todos aquellos que quieren saber hasta qué punto el hombre puede enfrentarse con su propia naturaleza: se calcula que David Meca, con el esfuerzo insólito de 24 horas nadando sin tregua, ha podido perder hasta ocho kilos. Antes de partir dijo a las cerca de quinientas personas congregadas para darle la despedida: "Aunque haya vómitos, cortes, sangre y la oscuridad de la noche no os voy a decepcionar. Voy a cruzar el Mediterráneo". Y cumplió. Todo un campeón.

Más sobre: