Manuel Díaz 'El Cordobés' sorprendió a su esposa con una divertida fiesta

Que Manuel Díaz,«El Cordobés», es uno de los personajes más entrañables y divertidos, amén de un gran torero, no había ninguna duda, pero que sea capaz de actuar como un auténtico «showman» supera lo hasta ahora conocido. Pues en la fiesta sorpresa que preparó a su esposa, Virginia Troconis, con motivo de su veintiséis cumpleaños, fue aún más allá. Se lo pasó como un niño. O incluso mejor que los niños. Convertido en el animador de la fiesta, se divirtió bailando, gastando bromas y rompiendo la piñata, aunque no le tocara a él, ya que no era su cumpleaños. La fiesta en honor a Virginia se celebró en la casa que unos grandes amigos de la familia, el matrimonio Hesse, tienen en Valencia (Venezuela).Todo se organizó sin que Virginia, que cumplió años el día de Navidad, supiera nada.

Por ello, cuando se encontró con el despliegue que su marido había organizado no pudo más que comérselo a besos. De hecho, la pareja no se pudo mostrar más feliz y enamorada. En el festejo estuvo también la madre de Virginia, con la que el diestro mantiene una estupenda relación, al igual que con el resto de la familia. Todos los seres queridos de la venezolana se reunieron en una fiesta que tenía, sin embargo, a otras protagonistas: las ranas. Y es que el torero, popular también por el salto de la rana, hizo que toda la casa se decorara con este animal, llenando los platos, la tarta e incluso la piñata, que acabó vaciando sobre su cabeza.

Manuel y Virginia se casaron en esta misma ciudad el 6 de febrero de 2004.Cinco meses después nació su pequeño, Manuel. Este era el segundo hijo para el diestro, que ya tiene una niña, Alba, fruto de su matrimonio con Vicky Martín Berrocal. Precisamente hace unas semanas, Vicky y Manuel se volvieron a unir para celebrar el cumpleaños de la pequeña, demostrando que, pese a su separación, mantienen una buena amistad. La propia Vicky ha destacado en más de una ocasión que es muy fácil llevarse bien con su ex marido. Una lección de buenas maneras en tiempos revueltos.

Más sobre

Regístrate para comentar