Todo sobre la novia de Francisco Rivera, Blanca Martínez de Irujo

Pertenece a una de las familias más aristocráticas de España y su árbol genealógico la sitúa en la línea de la dinastía de los Reyes Borbones

Amante del campo y los deportes
La joven estudió en un colegio francés en Madrid y posteriormente se trasladó a Londres,donde permaneció un año estudiando inglés.Blanca trabajó durante una temporada para varias publicaciones,entre las que se encontraba la revista «Marie-Claire».Las fiestas de sociedad nunca han sido su debilidad,y de ellas se ha mantenido siempre a una distancia prudente.Blanca prefiere el campo,donde ha pasado largas temporadas.Como en Zamora,donde se encuentra una de las fincas de la familia.Para los veranos se ha decantado siempre por las playas de Sotogrande (Cádiz),donde es habitual verla jugando al golf o al pádel,dos de sus deportes favoritos.

Daños colaterales
Para evitar daños colaterales,hace tan sólo unos días,Emanuele Bonomi,del que se encuentra en trámites de separación,se marchó a su Italia natal.Quería huir de la resaca informativa que ha provocado la confirmación de esta relación.Entre tanto, Blanca permanece en el campo,esperando a que amaine el temporal.

Fran y Blanca se han tomado su relación con seriedad.De esta forma,fue el propio Francisco quien se encargó de comunicar la relación a su ex suegra —y tía de su novia —,la duquesa de Alba;a su cuñado e íntimo amigo —además de primo hermano de Blanca —,Cayetano Martínez de Irujo,y a su tía,Belén Ordóñez.

Un torero enamorado
El torero está feliz con la relación que acaba de iniciar y no quiere que nada ni nadie se la estropeen.Su amor ha vuelto a tocar muy de cerca el círculo íntimo de Eugenia,al igual que ocurrió en el pasado con Carla Goyanes.Por aquel entonces,todos los auspicios de una posible reconciliación entre Eugenia y Francisco acabaron como el rosario de la aurora después de su fugaz relación con la hija de Cari Lapique y Carlos Goyanes.

Más sobre

Regístrate para comentar