La duquesa de Alba habla en exclusiva sobre su vida y sus hijos con Belén Ordóñez

—¿Me diría una película preferida?
Pues sí. Una viejísima que se me quedó grabada: «Lo que el viento se llevó». Era una maravilla, y Vivien Leigh me entusiasmaba.
—La duquesa ha conocido a personas muy importantes, y yo le pregunto por Grace Kelly o Jackie Onassis. ¿Qué recuerdo guarda de ellas?
Jackie era una persona muy interesante, tenía un gran atractivo. Vino a Sevilla, a casa, el mismo año que mataron a su marido y estaba terriblemente deprimida, terrible. Cuando íbamos a la Feria, los gritos de la gente le asustaban. Todo le afectaba muchísimo. A mí me agobiaba. Pero era una persona estupenda. Igual que Grace Kelly. Pero ella era una actriz que sabía su papel y lo interpretaba perfectamente.
—Y de los personajes masculinos, ¿quiénes son los hombres que más le han impactado?
Uno fue el que fuera director de la Fiat, Gianni Agnelli. Otro, el Papa Pío XII, también me impresionó mucho cuando era bastante pequeña. Nuestro Rey, don Juan Carlos, que lo encuentro estupendo (y aunque estamos hablando de hombres, no me puedo olvidar de nombrar a nuestra Reina doña Sofía). Manolete, que tenía una personalidad enorme. Tu padre, Antonio Ordóñez. Pepe Luis Vázquez, que fue mi primer novio con dieciséis años y toreaba de maravilla. Y Felipe González.
—Ya que hemos hablado de los Reyes y ha nacido la infanta Leonor, ¿qué le parece que en un futuro lejano pueda ser Reina de España?
A mí, bien, me encanta. Además, en Europa ahora todas son mujeres: la de Dinamarca, la de Holanda, la de Suecia, la de Inglaterra, y están encantados con ellas, porque lo hacen muy bien.
—Cayetana, ¿qué problema, si pudiera, solucionaría en el mundo?
El hambre tan espantosa que hay en Oriente y en Africa, y luego esas guerras tan terribles, que yo pensaba que en estas épocas ya no existían esas cosas.
—Si tuviera que definir a cada uno de sus hijos con una palabra, ¿cuál emplearía?
A Carlos, como responsable; Alfonso, recto y trabajador; Jacobo, muy artista; Fernando, bueno; Cayetano, tenaz, y Eugenia, personalidad.
—¿Las separaciones y divorcios de sus hijos han sido grandes penas?
Sí, terribles todos. Quizá este último el que más, porque quiero muchísimo a Francisco.
—Su hijo Jacobo parece ser el más independiente, no utiliza su título más que para dar nombre a la editorial.¿Qué le parece?
Sí, parece ser que es Jacobo el que lleva la vida más independiente. Pero es que somos muy independientes, y yo la primera.

Más sobre: