Athina Roussel Onassis se casa en una boda blindada con Doda Miranda

Athina Roussel Onasis ha contraído matrimonio a las 19.30, hora local, en la ciudad de Sao Paulo con el jinete brasileño Álvaro Alfonso de Miranda Neto, conocido como Doda Miranda, en una boda marcada por el deseo de mantener la más estricta intimidad y unas medidas de seguridad extremas. Se sabe que la novia lució un traje de Valentino, cuyo boceto hizo público el propio diseñador, así como los detalles más llamativos de su creación: un vestido de cuerpo ceñido con escote palabra de honor y un impresionante bordado asimétrico. Realizado en seda brillante y mate a juego con el velo de cinco metros con encaje de Chantilly.

La rica heredera no ha permitido ser fotografiada por los cientos de periodistas congregados en las inmediaciones del actual museo de arte de la Fundación María Luisa y Óscar Americano (antigua residencia del matrimonio de quien recibe el nombre), en Sao Paulo, donde se ha celebrado el enlace y la fiesta. La pareja ha blindado su boda con férreas medidas de seguridad tales como la contratación, nada menos, que de 300 guardaespaldas especialmente entrenados para velar por personalidades y famosos de todo el mundo, que fueron los encargados de conducir a los novios hasta el lugar, en dos coches blindados, a los que protegía una flota de 25 automóviles de la marca Audi. El helicópetero de Athina Roussel también se encontraba dispuesto para impedir cualquier intento de foto aérea.

En cuanto a los invitados, un total de 1.300, que brindaron con el exquisito champán ‘Veuve Clicquot’ -había hasta 1.000 botellas preparadas-, debieron seguir también un cuidadoso protocolo de acceso. Además de la tradicional invitación, necesitaban tarjetas magnéticas, controladas una por una para entrar a los salones y, días antes, tuvieron que enviar fotos de carnet a los organizadores de la boda. La ausencia del padre de la novia, Thierry Roussel, que en un principio no recibió con agrado la noticia de la boda y que finalmente decidió no acompañar a su hija hasta el altar ha sido una de las notas tristes para Athina en el día "más feliz de su vida". Los nervios y el firme deseo de mantener su intimidad en un momento tan especial, jugaron una mala pasada al novio, Doda Miranda. Antes de la boda, tras revisar los últimos detalles del lugar, embistió con su todo terreno a un coche de paparazzis que los esperaba a la salida.

Separación de bienes
Antes de contraer matrimonio, la pareja firmó un contrato preparado por sus abogados por el que Doda Miranda no tendrá ningún derecho sobre las empresas, propiedades, cuentas bancarias, obras de arte o acciones de su mujer en caso de divorcio. Sí le corresponderían, sin embargo, la mitad de los bienes que Athina posee en territorio brasileño y sólo en caso de defunción de la rica heredera. Con respecto a los regalos de los invitados, la pareja pidió que no les hicieran ninguno con este claro mensaje: "agradeceríamos que dirijáis vuestro cariño en donaciones para la asociación Crece Aconchego". Se trata de una asociación que ayuda a niños de la calle y de la que es consejera Regina Miranda, esposa del padre de Doda.

Más sobre: