Raquel Mosquera veía la pasada madrugada como se cumplía el sueño que desde hace tantos años esperaba, el nacimiento de su primer hijo. La niña llegó al mundo mediante cesárea en el hospital Montepríncipe de Madrid y tanto la madre como la pequeña se encuentran perfectamente. Raquel ingresó en la tarde de ayer acompañada de su marido, Tony Anikpe. Poco después, Tony nos decía: "Raquel está tranquila". Fue el representante de la peluquera quien confirmaba esta mañana el nacimiento de la niña y aseguraba: "La madre está bien y el padre encantado, la ha cogido en brazos y se ha puesto a llorar".

Recientemente, en los últimos meses de embarazo, Raquel nos hablaba de la emoción que sentía al saber que iba a ser madre: "Siento una gran ternura, algo muy grande. Es un momento mágico para mí. Creo que tengo la edad justa para ser madre".

La peluquera contrajo matrimonio con el nigeriano Tony Anikpe el pasado mes de febrero y tanto su boda, como luego sucedió con su embarazo, ha estado siempre rodeada de cierta polémica. Primero surgieron múltiples rumores sobre si el enlace se iba a celebrar o no. Comentarios que quedaron zanjados cuando se casaron civilmente en Nigeria y acompañados por sus respectivas familias. Después llegaron quienes no creían que Raquel estuviera embarazada cuando ella anunció su estado de buena esperanza. Lo cierto es que apenas ha engordado en estos nueve meses y no aparentaba ser una mujer que estaba esperando un hijo. Además, como ha sufrido muy pocas molestias ha seguido con su vida activa de siempre.

No hay que olvidar que Raquel ya había manifestado su deseo de ser madre durante su matrimonio con Pedro Carrasco, fallecido en el año 2001, y con quien estuvo planteándose adoptar un niño.

Más sobre

Regístrate para comentar