—Pero el apellido Flores te ha brindado también muchas oportunidades y son muchos los que piensan que te has aprovechado.
—Sólo sé que me fui recién separado, volví a firmar mi separación y regresé a mi país. No sé de lo que me he aprovechado. Me duelen que piensen eso, pero la verdad la saben ellos.
—¿Pero has obtenido beneficios económicos de la familia Flores?
—No es cierto. No debo nada a la familia Flores. Debo mucho más a los Bancos y a Hacienda. A Lolita sí le debo dinero, porque nunca ha aceptado que le pase una manutención por mis hijos.
—¿Los hombres al lado de las Flores se debilitan?
—Es muy difícil ser hombre en la familia Flores, porque existe una imagen maternal muy fuerte, y contra esto no se puede luchar.
—¿Continúa Guillermo Furiase enamorado de Lolita?
—Sé que hay muchos que lo piensan; están equivocadísimos. Ese es otro de los motivos por los que me quiero ir.
—Realmente, ¿detrás de esta decisión no hay nada más?
—En un principio fue una decisión blanca; posteriormente, muchos desengaños, mucho dolor, y eso ha fortalecido aún más mi decisión. Me han hecho mucho daño las críticas de la gente que quiero. Algún día escribiré un libro y tal vez lo cuente.
—¿Por qué no has podido rehacer tu vida a lo largo de estos diez años?
—Porque es muy difícil. Sigo siendo el ex. El apellido Flores pesa muchísimo.
—¿Te molesta que te pregunten por la situación sentimental de Lolita?
—Ese es otro ingrediente más de por qué me voy. Me han llegado a preguntar por la nueva relación de Lolita y a lo mejor yo ni la conocía.
—¿Cómo te sienta que esté de nuevo enamorada?
—Si hay alguien que quiera que sea feliz soy yo. Se lo he expresado mil veces.
—¿Cómo tiene que ser la mujer que esté a tu lado?
—Si es posible, lo más simple, normal, corriente… A lo mejor me caso; si me voy, por algo me voy. Sin duda, espero volver a enamorarme y casarme.
—Tras separarte de Lolita, ¿cuántas veces te has enamorado?
—Una vez, de una chica normal. Deseo tener otro hijo, pero antes necesito ser mucho más libre, y en España no lo consigo.
—Te ves en Argentina disfrutando de tus nietos.
—Nunca lo había pensado. Me gustaría verme viviendo en el campo y criando mis vacas. No tengo mi vida resuelta y tengo muchas oportunidades de trabajo en Argentina que las voy aprovechar.
—¿Habrá mucha gente que te eche de menos?
—No creas…

Más sobre

Regístrate para comentar