Paloma Rocasolano, una mujer preocupada por su imagen

¿En qué se parece Paloma Rocasolano a Tom Cruise? Nada tiene que ver con Hollywood ni con su creciente popularidad. La respuesta está en estas líneas. Si echamos un vistazo a la imagen, observamos que la madre de la princesa de Asturias —al igual que el famoso actor— ha decidido utilizar un corrector dental para embellecer su sonrisa.

Los famosos «brackets», que eran —y son— el terror de los adolescentes, se han convertido en algo cada vez más frecuente en adultos. Lejos han quedado las épocas en que eran una maraña de alambres y gomas. Ahora, cada vez resultan más discretos y estéticos. Incluso se puede hablar de que están de moda. Gran parte de la responsabilidad de que se hayan perdido los prejuicios a las ortodoncias lo tienen el creciente número de estrellas —que ya han soplado las velas de los treinta y los cuarenta— que han lucido su sonrisa llena de hierros.

Sin complejos, Paloma Rocasolano no oculta su corrector. Lo hizo recientemente cuando acompañó a su hija Erika y a su nieta, Carla, a un hospital de Madrid para que la pequeña pasara una revisión rutinaria. Y quién mejor que ella —enfermera de profesión— para estar presente en estas pruebas y comprobar que todo va "muy bien". La madre de doña Letizia sigue también muy atentamente el estado de su hija —"se encuentra muy bien", dijo—, después de las contracciones que pusieron a medio país en estado de alerta ante la posibilidad de que se adelantara la llegada del que en su día será el heredero —o la heredera— al Trono de España.

Más sobre: