Luis Alfonso de Borbón llevó a su esposa María Margarita Vargas a conocer 'su reino'

Considerado y tratado por los legitimistas franceses como Rey (es para ellos, y con el nombre de Luis XX, el legítimo heredero de los derechos dinásticos de la Casa Real de Francia como el último y regio eslabón de los Capeto), Luis Alfonso de Borbón, duque de Anjou, llevó a su esposa, María Margarita Vargas, a conocer "su reino". No quiere esto decir que el hijo del desaparecido duque de Cádiz y Carmen Martínez-Bordíu esté soñando con subir mañana al Trono de un país que es, desde hace mucho, una República.

Pero él tiene muy clara una cosa, como hace tiempo nos decía. «El papel de mi padre, como el de sus antecesores, como el mío y el de los hijos que Dios me dé, es un papel de transmisión histórica. Nosotros somos los eslabones de una larga cadena de fidelidad. Tenemos que transmitir a la generaciones siguientes la tradición de los Capeto, que nosotros mismos hemos recibido de las generaciones anteriores, recordando a los franceses lo que Francia fue y es todavía. En la situación actual, éste es el único servicio que podemos rendir a nuestro país, aceptando que el papel esencial de mi familia ha sido, es y será siempre servir».

Tres intensos días
Luis Alfonso y su esposa no habían visitado Francia desde su boda, hace ahora casi un año, el 6 de noviembre de 2004, en Santo Domingo. Para María Margarita,ésta era la segunda vez que lo hacía, pues la esposa del duque de Anjou sólo había estado en una ocasión en París, el año 1997.Aunque la joven esposa de Luis Alfonso aún no habla muy bien la lengua de Molière, hay que destacar que ella ha comenzado desde este verano a estudiar francés y ha estado dos semanas en un centro especializado.

La pareja pasó tres días en Francia con una agenda muy apretada. Luis Alfonso y María Margarita decidieron alojarse en el hotel Normandie, el mismo en el que estaba la abuela paterna del duque de Anjou, Emmanuela de Dampierre.

Más sobre: