Raquel Mosquera posa para dar fin a los rumores que ponían en duda su embarazo

Raquel Mosquera y su esposo, Tony, que van a ser padres por primera vez dentro de dos meses, han pasado unos días de vacaciones en la localidad portuguesa de Setúbal, donde nos han hablado de sus proyectos inmediatos, de los futuros y de sus ilusiones. Además, unas fotografías, las de Raquel embarazada de siete meses, que dan fin a los rumores que ponían en duda que estuviese esperando un hijo.
—Raquel, ¿cómo está transcurriendo el embarazo?
—Perfectamente, sin ningún tipo de problemas. Lo he llevado muy bien y ahora es cuando empiezo a notar esos síntomas de una mujer que está embarazada de siete meses: algún mareito, algún desarreglo, a veces me duelen los riñones. Cosas normales del embarazo. Lo que estoy deseando es tener a mi niña entre mis brazos.
—Dicen que hay dos mujeres: una, antes de ser madre, y la otra, después. Cuéntanos qué sientes tú.
—Siento una gran ternura, algo muy grande. Es un momento mágico para mí. Creo que tengo la edad justa para ser madre.
—¿Qué sentisteis al saber que era niña?
—Una alegría enorme. Me daba igual que fuera niña o niño, pero dicen que una niña es algo muy bueno, y más para una mujer. En cualquier caso, lo importante es que venga bien, si Dios quiere.
—¿Qué nombre vais a poner a vuestra hija?
—En principio pensamos que si era niño se llamaría Tony y si era niña, Raquel, pero la verdad es que aún no lo hemos decidido.
—¿Creéis en un mundo interracial?
—Nunca me importó la diferencia de colores o de razas. Tony y yo somos una prueba de ello. Por supuesto que creo en un mundo interracial.
—Raquel, eres primeriza. ¿Tienes miedo?
—No, ninguno. Este hijo ha sido muy buscado, y como no tengo dudas, no tengo miedo.
—Los dos sois católicos. ¿Ya sabéis dónde vais a bautizar a la niña?
—Aún no lo hemos decidido. El tiempo lo dirá. ¿Qué más da que sea en España o Nigeria? Lo importante es que la niña será bautizada.
—Tony, ¿cómo te sientes?
—Muy feliz. Voy a ser padre por primera vez y con la mujer que amo. Me siento un hombre realizado. La descendencia es algo muy importante para una persona como yo.
—¿Le darás a tu hija las dos culturas, la nigeriana y la española?
—Sí. No hay que renunciar a ninguna de las dos. La mezcla de culturas es un hecho entre nosotros. Mucho más rico para ella.
—Raquel, a toda madre le hace una ilusión especial hacer las compras del bebé. ¿Cómo vives tú esos momentos?
—Aún no hemos empezado las compras. Hemos preferido esperar a que el embarazo estuviera más adelantado para hacer estas cosas. Sí es cierto que nos han hecho algunos regalos para el bebé, pero será ahora cuando empecemos a hacer esas cosas para la niña, lo cual me hace mucha ilusión.

Más sobre: