Las primeras imágenes de Rafael Medina y Karolina Kurkova juntos

Su historia es paralela en el tiempo a la de Rafael Medina, que hace tres años regresó a España después de haber estado durante muchos años estudiando en Estados Unidos. Al poco de su regreso se enamoró de Laura Vecino, una joven bilbaína que ejercía de aparejadora en un estudio de arquitectura. Juntos vivieron un noviazgo que se prolongó durante tres años y que llevaron siempre con mucha discreción. Los problemas surgieron antes del verano y finalmente decidieron dejar su relación. Sin embargo, mantuvieron una amistad que el pasado mes de agosto les llevó a acudir juntos al torneo de polo de Sotogrande -en el que también estaba la Kurkova- que se ha convertido en el epicentro de este terremoto mediático. A pesar de lo que se ha dicho, Laura y Rafael ya no eran pareja. La joven bilbaína veraneo en la localidad gaditana y se ofreció a acompañar a su ya ex novio, invitado a la competición. Lo suyo se había roto, pero habían sido capaces de mantener la amistad.

El flechazo
Con fines promocionales se encontraba allí Karolina, con quien Rafael compartió palco en la competición. No fue ese su primer encuentro -Karolina y Rafael ya se conocían- pero sí el origen de la chispa. De hecho, no hay más que echar un vistazo a las instantáneas de aquella jornada -que traemos a este reportaje-, unas imágenes, que como dice la máxima, dicen más que mil palabras. En esas fotografías se siente la química, se evidencia la conexión, se intuye el flechazo... Dijo la bella maniquí en aquella ocasión que aún no había encontrado al hombre de su vida -no sabemos si antes o después de la escena del palco-; también comentó que se ha sentido sola y que estaba enamorada de España.

Más sobre

Regístrate para comentar