Quién es quién en los Alba

A los cuarenta y cuatro títulos nobiliarios que posee la duquesa de Alba habría que añadri seis más ya que cedió a cada uno de sus hijos uno de ellos, todos con tratamiento de Grande de España.

Los seis nacieron en su matrimonio con Luis Martínez de Irujo y Artazcoz, fallecido en 1972. La duques volvería a contraer matrimonio en 1978 con Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate, miembro de las Reales Academias de la Lengua y Bellas Artes de San Fernando y de Buenas Letras de Sevilla. En 1954, cuando faltaban unos meses para el nacimiento de su tercer hijo, Jacobo, la Duquesa de Alba quiso conceder a los mayores los títulos de duque de Huéscar y duque de Aliaga. Carlos, el primogénito, y futuro duque de Alba, recibió el ducado de Huéscar cuando tenía seis años mientras que Alfonso, el segundo, fue duque de Aliaga con sólo tres años. La real carta de sucesión que otorgó a Jacobo el condado de Siruela, se firmó al cumplir sus primeros cuatro meses de vida, en noviembre de 1954. Curiosamente, no fue hasta cuarenta años después cuando Cayetana decidió otorgar a sus hijos menores sendos títulos nobiliarios, todos ellos, como también sucedió con los mayores, con el tratamiento de Grande de España.

En el Boletín Oficial del Estado del 26 de enero de 1994 se reflejaba que Fernando Martínez de Irujo, que tenía entonces 34 años, pasaba a ser marqués de San Vicente del Barco mientras que su hermano Cayetano, a los treinta y uno, se convertía en el nuevo conde de Salvatierra. Meses después, en noviembre de ese mismo año, la menor de los Alba, Eugenia, recibía como regalo por su veintiséis cumpleaños el ducado de Montoro.

CARLOS FITZ-JAMES STUART, DUQUE DE HUÉSCAR: para su hijo mayor, sucesor al frente de la Casa de Alba, eligió el ducado de Huéscar, el título que Felipe II concedió en 1563 a doña Josefa Pimentel y Enríquez para casar con el primogénito de los entonces duques de Alba de Tormes. Con el paso de la historia, el título se extinguió y fue otorgado como nuevo título al conde de Montijo, llamado también Carlos Fitz-James Stuart, en 1871. El duque de Huéscar contrajo matrimonio en 1988 con Matilde Solís-Beaumont y Martínez de Campos, hija de los marqueses de la Motilla, ante el altar mayor de la catedral de Sevilla. Matilde se convertía en duquesa de Huéscar y también en la tercera mujer que se casaba ante el citado altar en el siglo XX, las anteriores habían sido su suegra y Su Alteza Imperial doña Esperanza de Orleáns-Braganza. Tuvieron dos hijos, Fernando, de quince años, y Carlos, de trece. La ruptura matrimonial se produjo en el año 2000 y hoy Matilde está casada con el joven sevillano Borja Moreno Santamaría. Por su parte, a Carlos Fitz-James Stuart, licenciado en Derecho, empresario, poseedor de la Gran Cruz de Justicia de la Orden Constantiniana de San Jorge y Maestrante de Sevilla, se le relaciona con la empresaria Alicia Koplowitz.
ALFONSO MARTÍNEZ DE IRUJO, DUQUE DE ALIAGA. La historia del ducado de Aliaga, que la duquesa de Alba eligió para su hijo Alfonso, se remonta a la época de los Reyes Católicos. Fernando El Católico concedió este título en 1487 sobre un condado concedido por Enrique IV en 1461 a don Juan Fernández de Híjar V Señor y I Duque de Híjar. El segundo hijo de la duquesa de Alba está licenciado en Ciencias Económicas, tiene un master en Dirección de Empresas, es director del Programa Internacional del Instituto de Empresa y Maestrante de la Real Maestranza de Sevilla. Alfonso Martínez de Irujo contrajo matrimonio en 1977, en Marbella, con S.A.S María Hohenlohe-Langenburg de la Cuadra de quien hoy está separado y con quien tuvo dos hijos -los nietos menos conocidos de la duquesa de Alba- Luis, de veintisiete años, y Javier Martinez, de veinticuatro.
JACOBO FITZ-JAMES STUART, CONDE DE SIRUELA. Apenas tenía cuatro meses de vida cuando fue expedida a su favor la real carta de sucesión del condado de Siruela. Al igual que el duque de Huéscar ha alterado el orden de sus apellidos. Por su afición a la pintura y al arte decidió cursar la carrera de Filosofía y Letras. Sin embargo, abandonó estos estudios universitarios para tomar contacto con otras culturas y grupos sociales y en 1982 fundaba la editorial Siruela que en el año 2003 obtuvo el Premio Nacional a la Labor Editorial. Jacobo contrajo matrimonio con María Eugenia Fernández de Castro Fernández-Shaw en 1980 con quién tuvo dos hijos, Jacobo, de veinticuatro años, y Brianda, de veintiuno. La demanda de divorcio se presentó en 1998 y el pasado año, el conde de Siruela contrajo matrimonio en Venecia con la periodista Inka Martí. El título de conde de Siruela data de 1470 pero no fue hasta 1711 cuando se le concedió la Grandeza de España. Fue otorgado por r Enrique IV de Castilla a don Juan de Velasco, señor de Siruela y camarero de don Juan II .

FERNANDO MARTÍNEZ DE IRUJO, MARQUÉS DE SAN VICENTE DEL BARCO. Se dice que es el más serio e introvertido de los hijos de la duquesa de Alba aunque quienes le conocen destacan su gran sentido del humor. El marquesado de San Vicente del Barco tiene su origen en el siglo XVII cuando Felipe IV se lo otorgó a don Fadrique de Vargas y Manrique de Valencia, señor de San Vicente, corregidor de Burgos y de Madrid. Fernando tiene cuarenta y seis años y es el único de los hijos de Cayetana que no ha contraído matrimonio. Fernando estudió Economía en la Universidad Complutense y se especializó en banca con la Morgan Guaranty Trust, primero en París y luego en Nueva York aunque actualmente vive en Madrid. Para él, la duquesa escogió el título heredado de su madre, doña María del Rosario Silva Gurtubay.

CAYETANO MARTÍNEZ DE IRUJO, CONDE DE SALVATIERRA. La historia del condado de Salvatierra se remonta a la época de los Austrias, Felipe III que concedió el título, era el año 1613, a Don Diego Sarmiento de Mendoza y Sotomayor señor de Salvatierra, asistente y capitán general de Sevilla. En 1717 le fue concedida la Grandeza de España al V conde, don José Fancisco Sarmiento de Sotomayor, marqués del Sobroso y conde de Pie de Concha. Cayetano recibió el título a los treinta y un años y desde el 15 de octubre, Genoveva Casanova es condesa de Salvatierra.

EUGENIA MARTÍNEZ DE IRUJO, DUQUESA DE MONTORO. Para su única hija y su ojito derecho, Cayetana eligió el título que ella ostentaba hasta que contrajo matrimonio con Luis Martínez de Irujo. Cayetana, todavía soltera, era conocida como la duquesita de Montoro.Es uno de los títulos de mayor abolengo de la casa de Alba. Data de 1660 , año en que le fue concedido a don Luis Méndez de Haro y Sotomayor, conde-duque de Olivares y marqués del Campò y de Eliche, pasadndo después a los Álvarez de Toledo y los Silva. Eugenia contrajo matrimonio con el torero Francisco Rivera Ordóñez en 1998 que se convirtió entonces en el primer diestro que ostentaba un título nobiliario.

Más sobre: