Silvia Jato en su casa de Benalmádena: 'Lo que tengo hoy día me hace feliz'

Silvia Jato es la precisión y, aunque sus palabras broten a veces como un torrente, también la concisión. Silvia Jato posee una elegancia clásica, sin aditamentos innecesarios. Silvia Jato es una belleza morena y, a la vez, serena..., por más que por dentro lleve todo ese río de vitalidad que la caracteriza.
Silvia nos recibe en su casa de Benalmádena casi en vísperas de su regreso a Antena 3 para presentar por sexto año consecutivo el popular programa "Pasapalabra".Pero no será éste el único espacio en que la veremos, ya que para octubre estará al frente de otro ambicioso e importante proyecto en la citada cadena. Entrar en esta casa es como si fuéramos transportados a Bali, dado que toda la decoración y todo el mobiliario ha sido traído expresamente de aquella mágica isla.
Tras posar en los diferentes rincones de su refugio en la Costa del Sol, Silvia Jato, una gallega que, en realidad, iba para odontóloga y que, por otra parte, nunca llegó a ejercer la carrera de Económicas y Administración de Empresas, nos habló de su vida y de su trabajo, de su marido y de sus hijos.

—Silvia,¿por qué una casa con ambiente balinés, tanto en su entrada como en todo el interior?
—Me casé en octubre de mil novecientos noventa y ocho y al día siguiente me tuve que ir a trabajar. Fue dos años después cuando Eduardo, mi marido, y yo nos pudimos ir de viaje de novios. Elegimos Bali y nos enamoramos de la isla y de la gente. Hicimos amigos, volvimos al año siguiente y cuando dijimos que nos estábamos haciendo una casa en Benalmádena, los amigos nos animaron a decorarla y amueblarla al estilo balinés. Después ellos mismos se encargaron de hacernos todo el mobiliario, que, meses más tarde, nos llegó por barco... Y aquí está la casa, de cuyos planos se encargó, por otra parte, el arquitecto Pablo Gómez.

8,40 EN SELECTIVIDAD
—Fuiste «Miss Nacional», trabajaste como modelo, estudiaste Económicas... Y te has convertido en presentadora. En resumen, no has sido nada de lo que en principio querías ser.
—En realidad, yo iba para odontóloga. Incluso había hecho la opción biosanitaria para hacer Medicina, pero al empezar a trabajar en Madrid como modelo, ya no podía ir todos los días a clase. Y a Medicina tienes que ir todos los días. Entonces dije: "Pues haré Económicas".

Más sobre

Regístrate para comentar