Exclusiva:entrevista y fotografías de Genoveva Casanova en vísperas de su boda

Decir que Genoveva Casanova, la enigmática mexicana que dentro de un mes se convertirá en esposa de Cayetano Martínez de Irujo, es una impactante belleza de ojos azules y piel de porcelana, es decir una verdad pero sólo a medias porque,sencillamente no es la verdad entera.

Y es que no es menos cierto- y , en consecuencia, tambien debe ser resaltado- el hecho de que, detrás de esas facciones perfectas y esa sonrisa que destila dulzura y estilo, la mujer que, dentro de una semanas y por derecho propio, va a entrar a formar parte de la Casa de Alba, tras ganarse el respeto y el cariño tanto de la duquesa como de todos sus hijos, posee una mente y una personalidad llena de inquietudes intelectuales- especialmente literarias- procedentes de una sólida formación y una intensa preparación cultural. Y éste es acaso, por más que no se vea ni se trasluzca,el lado más brillante de Genoveva.

Un lado que hemos descubierto en el transcurso de una larga entrevista-muy en la distancia corta- que nos concedió en la que fue, durante dos años, su casa, en la finca de "Las Arroyuelas" muy cerca de la localidad sevillana de Carmona.

Cuando llega a España
Mujer de gran discreción y que, en consecuencia, no busca protagonismo alguno que no sea el que pueda provenirle del desarrollo de sus inquietudes culturales-algo que espera poder ejercitar en un futuro próximo- Genoveva Casanova llegó un día a España( en enero de 2002) para, en virtud de un intercambio entre universidades, perfeccionar en la de Sevilla sus conocimientos de Filosofía. Y, de pronto,no lejos de Sevilla-concretamente en Jerez de la Frontera(Cádiz)- conoció al hombre que iba a cambiar radicalmente el curso y el rumbo de su vida,a la vez que ella también se lo cambiaría a él-a Cayetano Martínez de Irujo- que llevaba ya muchos años navegando por el mar de la soltería, pero que, en el fondo, buscaba , sin duda,un puerto seguro en el que anclar sus deseos de formar una familia.

Fue una relación sorprendente y,a la vez, inesperada. Tan inesperada que antes de saberse que estaban saliendo juntos- algo que, por cierto, llevaron con mucha discreción- se supo que .....iban a ser padres. Lo demás es historia conocida a grandes rasgos y que, en esta entrevista, Genoveva nos desgranará detalle a detalle, sentimiento a sentimiento y matiz a matiz, desvelando,a la vez, el origen, los motivos y las circunstancias que, de una forma u otra, han ido configurando su forma de ser y de pensar. Una historia que tal vez para algunos será- lo es para la mayor parte de las novias- como un cuento de hadas. El príncipe azul es ,naturalmente, Cayetano.Pero quizás Genovena esté muy lejos de ser la clásica "Cenicienta" del cuento, dado que, por un lado, proviene de una familia de clase media alta, y, por otra parte, tiene una notable formación intelectual.

En 'Las Arroyuelas'
Empieza a atardecer sobre "Las Arroyuelas" cuando Genoveva Casanova se dispone a responder a nuestras preguntas, en el pequeño salón de esta casa que, entre árboles y palmeras, y escoltada por una ermita dedicada a la Virgen del Rocío, se alza sobre una suave loma, situada en el centro de una "explotación agrícola- así reza una placa en uno de los edificios-declarada empresa modelo gracias al impulso creador de su fundador, Luis Martínez de Irujo y Artazcoz, duque de Alba. 1972".

En cada respuesta de este entrevista, Genoveva va dejando pinceladas que conforman una completa silueta de su personalidad y de su forma de ver la vida.O, si se quiere,a partir de aquí, ya no será posible adjetivar de "enigmática"a esta bella mexicana.

Más sobre: