La duquesa de Alba acompañó a Francisco Rivera en la Goyesca de Ronda

La Goyesca de Ronda es la cita taurina más emotiva del año para Francisco Rivera Ordóñez. Su bisabuelo, Cayetano Ordóñez, el Niño de la Palma, fue el creador en 1954 de esta tradición que luego siguió Antonio Ordóñez, hijo de El Niño de la Palma y abuelo de Francisco Rivera, y de la que, en 1998, al fallecer éste, tomó el testigo Francisco en este famoso festejo, en el que la tauromaquia se remonta a la época del genial pintor Francisco de Goya, y donde los adornos de la plaza, los trajes de luces de los toreros y los vestidos de las damas goyescas nos retrotraen a finales del siglo XVIII.

El pasado sábado se cumplía la décima cita goyesca de Rivera Ordóñez en Ronda y aunque su hermano Cayetano, todavía novillero, no pudo participar, un día antes también estuvo presente en la Feria de Pedro Romero (la otra gran dinastía torera de la localidad malagueña). Cayetano estuvo en la plaza de Ronda el viernes con novillos de Juan Pedro Domecq y teniendo como compañeros de cartel a Chiqui de Ronda y Javier Avilés. Y tanto Francisco como Cayetano recibieron el mismo apoyo. Su tía, Belén Ordóñez y su prima, también llamada Belén, estuvieron en un tendido bajo. A Belencita, le brindó un novillo Cayetano ante la sonrisa orgullosa de Belén que ve como sus sobrinos siguen el camino marcada por su padre, el inolvidable Antonio Ordóñez. Hay que señalar que los tres hijos de Paquirri han estado este fin de semana en Ronda, porque Francisco José Rivera, acompañado de Julián Muñoz, siguió la goyesca desde el callejón.

Entre el público estuvieron asimismo la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, con su hijo Cayetano, la prometida de éste, Genoveva Casanova, y los hijos mellizos de la pareja, Luis y Amina. Al día siguiente , los cuatro volvieron a la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería Ronda para aplaudir a Francisco con quién mantienen una excelente relación. La pequeña Cayetana, la hija de Francisco, tampoco faltó a la cita y como cada año, al final de la tarde, salió a la arena vestida de goyesca, en esta ocasión, además, seguida de sus primos Luis y Amina, muy emocionados por pisar la arena en la que habían visto antes torear a los diestros, Joao Moura hijo, El Cid, Salvador Vega y, como no, a Rivera Ordóñez..

Fue una tarde muy diferente a la del año pasado. En aquel momento, Francisco estaba con Carla Goyanes y ningún representante de la Casa de Alba acudió a la cita rondeña. Estuvo, en cambio, Caritina, la hermana mayor de Carla. Este año, en cambio, la Duquesa ha querido mostrarle todo su apoyo y cariño a Francisco, todavía su yerno ya que él y Eugenia no están divorciados, después de los últimos meses en los que se ha dado a conocer la relación de su hija con Gonzalo Miró.

Más sobre

Regístrate para comentar