Eugenia Martínez de Irujo, integrada en el grupo de amigos de Gonzalo Miró

Antes de decir lo de "Tú a Nueva York y yo a Sevilla", Eugenia Martínez de Irujo y Gonzalo Miró parecen dispuestos a disfrutar de su amor al máximo, sin reservas ni pretextos. Si hace una semana evitaban ser retratados juntos a la entrada o salida de los restaurantes, en el palacio de Liria o llegando a casa de Gonzalo, en sólo unos días han decidido que ya no les importa mostrar abiertamente que están juntos. Y enamorados y felices.

Da igual que les estén retratando, da igual que se sepan la ‘pareja del momento’ y que un gesto cariñoso suyo sea el más codiciado, da igual la diferencia de edad, da igual lo que puedan pensar unos y otros. Eugenia y Gonzalo se han ‘lanzado’ y en los últimos días los vemos siempre de la mano, sin ocultarse. Ya no agachan la mirada cuando ven cámaras. Es más, sonríen, charlan entre ellos y en cada mirada dejan ver el momento tan especial que están viviendo.

El pasado fin de semana fue uno de los últimos que Gonzalo ha pasado en Madrid antes de trasladarse a Nueva York. Y como todas las parejas de enamorados quisieron pasarlo juntos. El jueves, la duquesa de Montoro acompañó a su hija Cayetana al AVE (como informamos en otra página de este mismo número). La pequeña iba a disfrutar de los últimos días de sus vacaciones en el Sur ya que en Madrid hace demasiado calor y no tiene los alicientes que para la niña puede tener la playa y el campo.

EMPIEZAN LAS DESPEDIDAS
En Madrid, se quedaban Eugenia y Gonzalo. El sábado lo comenzaron desayunando en una céntrica cafetería, después llegó la visita a una peluquería (también los dos juntos) y por la noche, un encuentro entre amigos porque la hora de las despedidas ha comenzado. Este mes Gonzalo tiene que viajar a Nueva York para comenzar el curso de dirección cinematográfica en el que se matriculó poco antes de comenzar el "romance del verano". Así que el atractivo chico quiere despedirse de sus amigos antes de marcharse a la ciudad de los rascacielos.

Boris Izaguirre y Loles León cenaron con Eugenia y Gonzalo el pasado sábado. Eugenia y Gonzalo llegaron de la mano y así salieron del restaurante. Tras ellos, Boris y Loles que, haciendo gala de su gran sentido del humor, iban también de la mano emulando a la pareja. La velada resultó de lo más divertida ya que incluso mientras se dirigían al coche Gonzalo y Eugenia no dejaban de reír los ocurrentes comentarios de sus amigos.

Más sobre: