Esther Arroyo está esperando un hijo

VER GALERÍA
Hace tres años dejó Madrid y se trasladó a vivir a Tarifa, donde actualmente reside con su hijo Fran, de doce años, y su marido, Antonio, con quien se casó hace dos años 
‘Si es niña se llamará Ainhoa"
¿Qué viste en Antonio entonces, cómo supiste que podía ser el hombre de tu vida?

Tiene una calidad humana increíble y una parte femenina desarrollada maravillosa, bueno esa parte femenina que tienen todos los hombres igual que nosotras masculina. Necesito un hombre que entienda la parte femenina pero que a la vez tenga mucho carácter, porque yo lo tengo y arrastro. Puedo ser una persona muy fácil, pero también puedo ser muy complicada. Nos compensamos muy bien, y además, aunque parezca un topicazo, yo no me río con nadie como con él. Y eso es fundamental, tengo que reírme, porque para mí eso es la vida.
¿Qué te gustaría que fuese, niño o niña?
Me da igual, estoy todo el rato hablando como si fuera una niña sin querer y me da mucha rabia porque lo que quiero es que venga sano, con mucha salud y grande. La verdad me parece egoísta pensar en lo que deseo, yo lo que deseo es que esté bien, lo que quiero es para el bebé, no para mí, esto no es un juguete.
¿Y habéis pensado ya algún nombre?
Si es niña se va a llamar Ainhoa porque así se llama mi mejor amiga, y así lo he decidido. Si es niño, no lo sabemos, estamos todavía indecisos.
Tenías veinticuatro años cuanto te quedaste embarazada de tu primer hijo, y ahora tienes treinta y siete. Supongo que será diferente.
Con el primer embarazo lo pasé muy mal, estuve ocho meses con náuseas, pero me salió un niño de cuatro kilos hermoso y sano, mi hijo no se ha puesto malo nunca, es un niño además maravilloso. Este embarazo parece que lo llevo mejor. Y claro, también la situación es distinta. Fran vino, llegó a mi vida porque sí, este lo hemos buscado, aunque eso no quiere decir nada, Fran vino y yo lo tuve porque quise, y doy la vida por él, pero ahora estás preparada de otra manera porque ya te lo has planteado.

‘Nuestra boda fue mágica’
Hace tres años, decides dejar Madrid, volver a tu tierra, y te instalas en Tarifa ¿Fue una huida?

Huía de un círculo en el que no me hallaba. El trabajo que tengo me parece maravilloso pero todo lo que le rodea a me supera. No me gusta ser una persona popular porque la gente te ve con ojos que no son reales, soy la misma persona que cuando cuidaba niños o fregaba platos, sólo que con más arrugas, más experiencia, y más lista. Tengo la suerte de trabajar menos días y con esos pocos días vivo muy bien y no quiero más. No tengo ansia por mi trabajo, tengo ansia por mi familia, por mi vida.
Allí encontraste la paz, y a Fresquito de paso sea dicho, y os casasteis hace dos años ¿Cómo es el balance?
Muy bueno. Es una relación pasional cuando tiene que serlo, pero sobre todo es muy fácil de llevar. Nuestra boda fue mágica y todo el mundo estaba ahí participando de esa magia. Queríamos una boda en la que todo el que estuviera le importara realmente que esto funcionara y así fue. Sólo sesenta personas, pero ¡fuimos todos tan felices!.

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema