Esther Arroyo está esperando un hijo

Su apellido es Arroyo, pero bien podría ser torrente por la cascada de sentimientos que la invaden. Esther Arroyo, guapa oficial en 1990 (año en el que fue elegida ser Miss España) y sin título pero con casta siempre, está embarazada. Irradia felicidad, le brota a borbotones, y la contagia a través de sus gestos y palabras. Será el segundo hijo para la popular presentadora, que ya tiene un niño, Fran, de doce años, nacido de su relación con el doctor Francisco Mayor, y el primero de su unión con el empresario Antonio Navajas, con quien se casó hace dos años en segundas nupcias y junto a quien ha encontrado la estabilidad después de la ruptura de su anterior matrimonio con el Míster Venezuela José Faria. El nuevo miembro de la familia nacerá en abril, y Esther, mujer de experiencias vividas y sentidas, espera radiante su llegada, mientras se asoma a nuestras páginas para anunciarnos la buena nueva y hablarnos del excelente momento que está atravesando.

¿Qué se te pasó por la cabeza en el momento en que supiste que estabas esperando un hijo?
Soy de las que lloro, me río y grito. ¡Es una alegría tan grande! Es un niño muy buscado, muy querido y muy deseado.
¿Cómo reaccionó tu marido?
La verdad es que no se lo creía, Fresquito, que así le llamamos, es muy expresivo pero tardó mucho en reaccionar. Va a ser un padrazo porque es un hombre que adora a los niños y tiene una mano que los hipnotiza, es increíble.
¿Lo celebrasteis de alguna manera?
Desde que lo supimos, todos los días que hacemos algo es para celebrar, pero todavía no hemos hecho nada en firme porque queríamos tener la confirmación del médico, de que todo está bien, porque ya tengo treinta y siete años, no soy una niña. Ahora que ya está todo confirmadísimo, lo celebraremos.
Tú ya tienes un hijo pero para Antonio, tu marido, es el primero, así que podría estar aún más ilusionado que tu. Al fin y al cabo para él es algo nuevo.
He construido mi vida con esta persona y quiero morirme con él. Para mí la ilusión es tremenda, pero también por la ilusión que supone para él. Tenía ganas de volver a ser madre desde hace mucho tiempo, pero evidentemente tienes que tener un padre, y un padre que ya se quede contigo para siempre. Ahora lo he encontrado y está encantado, además yo recuerdo que cuando me conoció me decía que estaba emocionado con nuestra relación porque no había encontrado nunca a una persona que él viera como la madre de sus hijos. Puedes estar enamorado de alguien pero no querer tener hijos con esa persona.

Más sobre: