Verónica Hidalgo: confesiones cinco meses de su elección como "Miss España"

Han sido cinco meses de vértigo. Desde que el pasado 20 de marzo fuera elegida «Miss España 2005», a Verónica Hidalgo le ha dado tiempo a adaptarse a su nueva vida en Madrid, cumplir con su apretada agenda, pasar un mes en Tailandia participando en «Miss Universo», y eso sin contar que se ha sometido a una operación de aumento de pecho, ha roto con el que era su novio desde hace dos años y le han salido otros supuestos de hasta debajo de las piedras. Segura de sí misma, la reina oficial de la belleza se sincera sin dejarse amedrentar ante las numerosas polémicas que rodean su reinado.
—¿Qué balance haces de tus cinco meses de «reinado»?
—Muy bueno. Estoy muy contenta.
—¿Todo positivo?
—Bueno, yo ya estaba preparada para las polémicas que podían surgir...
—¿Te lo esperabas?
—Me esperaba algo, no tanto. Pero sí, no me ha cogido de sorpresa.
—¿Y a qué crees que obedecen tantas polémicas?
—No tengo ni idea, la verdad. Si lo supiera...
—¿Crees que es injusto?
—Es injusto que me hayan puesto el sobrenombre de «Miss Polémica», porque no me conocen y no me pueden juzgar, pero no me importa para nada.
—¿Has podido cometer algún error?
—No, ninguno. Tengo la conciencia muy tranquila y estoy muy contenta con mi reinado. No encuentro ninguna justificación a esa campaña de descrédito que han iniciado contra mí. Yo no puedo hacer nada.
—¿Estás ahora enamorada?
—No, para nada.
—¿Y has conocido el amor verdadero en tu vida?
—No; si fuera así, lo tendría conmigo.
—Pero sí has conocido cosas más amargas, como la traición y la mentira.
—Sí, no he tenido más remedio.
—¿Cómo es la verdadera Verónica?
—Soy sincera, y quizá sea eso lo que me ha perjudicado. Soy abierta, simpática, muy natural. Yo creo que una chica normal.
-Pero tú no pierdes la sonrisa.
—Yo estoy feliz. No me serviría de nada estar llorando.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más