Fabiola Martínez, novia de Bertín Osborne, habla por primera vez de su relación con el cantante

"No soy capaz de estar sin hacer nada"

—¿Qué te gusta hacer con tu tiempo libre?
—Lo que sea que me mantenga ocupada. No soy capaz de estar sin hacer nada, como sentarme a ver la televisión; de hecho, prácticamente no la veo. Sobre todo, me encanta montar a caballo. —¿Has dejado prácticamente tu carrera como modelo?
—Casi del todo. Llevo dos años en los que no he hecho prácticamente nada, pero, la verdad, es que no tengo tiempo, me han llamado para "castings" y no he ido.
—Bertín te podía haber ayudado. ¿No ha querido o ha sido de mutuo acuerdo?
—Ni siquiera hemos hablado de ese tema. Estaba un poco cansada de viajes, "castings", que son siempre una espera constante para ver si te llaman. Quería empezar a hacer cosas distintas; surgió lo de la bodega, y aquí estoy.
—¿No te has planteado hacer algo de televisión?
—(Risas...) Es que... se me da muy mal. Sinceramente, no soy buena actriz, y lo he intentado; he participado, entre otras cosas, en varios culebrones en Venezuela, pero no es lo mío.
—¿Dónde conociste a Bertín?
—En Madrid, trabajando para su primer disco de México.
—¿Ya lleváis cuatro años?
—Tres y medio, exactamente.
—Has salido en contadas ocasiones en la prensa, ¿por qué?
—Pues..., porque el artista es él. Yo no soy un personaje público. La verdad es que aún no sé cómo me habéis convencido para hacer esta entrevista.
—¿Cómo es Bertín?
—Bertín es muchas cosas; lo que más, lo buena gente que es.
—¿Y tú cómo eres?
—Soy una persona inquieta, que me gusta mucho aprender a hacer cosas, estar activa. Me con- sidero buena persona. Por lo menos, intento no hacer daño a los demás.
—¿Te gusta España para vivir?
—Me encanta.
—¿Qué te dice la palabra fidelidad?
—¡Uf!, una utopía total.

Más sobre: