Paris Hilton y Paris Latsis pasean su amor y riqueza por Europa

De Los Ángeles a Londres, Atenas, las islas griegas y recorrido por la Costa Azul con parada indispensable en Saint-Tropez. Si la vida de Paris Hilton ya parecía sacada de una serie de televisión norteamericana con el lujo como gran protagonista, desde que el pasado mes de mayo se prometió con Paris Latsis bien se puede decir que la realidad supera con creces la ficción.

Primero fueron dos anillos de compromiso y poco después llegó una casa en Beverly Hills valorada en cerca de diez millones de euros. Dicen que Paris quedó prendada de la vivienda cuando acudió a una fiesta en ella y su novio no dudó en regalársela días después. Ahora, para organizar los detalles del enlace, han decidido pasar una temporada en Europa y así Paris tiene la oportunidad de conocer a su futura familia política.

Los Latsis
A Gregoris Kasidokostas, padre de Paris Latsis, lo conoció en diciembre, en la exclusiva estación suiza de Gstaad. Él se mostró encantado. Hace unos días lo volvió a ver en Atenas y Kasidokostas de nuevo se ha deshecho en elogios hacia su futura nuera. Pero también ha hecho una advertencia. Según él, su hijo vive todavía como un estudiante ya que no ha recibido su parte de la fortuna familiar. La fortuna le viene a Paris Latsis por su familia materna no muy bien avenida con Kasidokostas. El patriarca del clan y abuelo de Paris, John S. Latsis falleció en el 2003. Dejó su imperio en manos de su hijo Spiro junto a su esposa, Erietta Tsoukola, y sus dos hijas, Marianna y Margarita. Marianna es la madre de Paris y su matrimonio con Gregoris Kasadikostas, entonces monitor de esquí, creó una auténtica conmoción en la sociedad griega y en su familia que no vieron con buenos ojos como ella, criada entre algodones, educada en los colegios más elitistas y acostumbrada a los más selectos ambientes, se casaba con un monitor. El matrimonio se rompió y hoy Kasadikostas tiene su propio club de esquí acuático y Marianna se dedica a obras benéficas y es una experta coleccionista de arte. Ya se sabe que según la revista Forbes la fortuna de los Latsis ocupa la posición cincuenta y cuatro mientras que los Hilton están entre la seiscientos y la setecientos.

’El primer hombre que no necesita mi dinero’
La vida de estudiante a la que se refiere el padre de Latsis difiere con creces de cómo estamos acostumbrados a ver a Paris. Su primera parada en Europa fue Atenas, donde, como no, los felices novios salieron a disfrutar de la noche. El resto de los días los dedicaron a navegar por las islas griegas. Después se fueron a Londres para asistir al concierto ‘Live 8’. De allí a Saint-Tropez convertido este verano en el lugar de referencia de los dos Paris. Desde allí navegan por la Costa Azul y por la noche se dejan ver en todas las fiestas que se organizan. Eso sin contar los regalos antes mencionados que ya le ha hecho a su prometida.

Todas estas atenciones no han hecho más que reforzar el amor de Paris por su novio. Hace sólo unos días, la rica heredera confesaba: "Es el primer hombre que no necesita mi dinero. Sé que no me está utilizando y es la primera vez que me pasa en la vida".

Más sobre: