Nicole Coste, madre del hijo del príncipe Alberto de Mónaco, ahora modelo

Para Nicole Coste empieza un nuevo capítulo. Hasta hace muy poco, ella no conseguía creer que, después de dos años de espera y de lucha, había logrado su meta: el reconocimiento de su hijo Alexander por el padre, Alberto de Mónaco. La semana pasada fue especialmente dura. Informaciones, malos augurios… Cada uno pretendía conocer el contenido del comunicado anunciado por palacio. Después cayó, por fin, el comunicado lacónico de la agencia de prensa francesa AFP. Nicole duda entre la alegría y la decepción. Alegría porque su hijo tenga oficialmente un padre; decepción, al leer los artículos negativos en la prensa. Se la acusa de haberse aprovechado del luto después de la muerte del príncipe Raniero para alcanzar su meta. Los reproches de los monegascos la entristecen. Nicole Coste afirma que su intención no era herir a nadie. Ella misma sabe lo doloroso que es perder a un ser querido. Sin embargo, el tiempo jugaba en su contra. Nicole confiesa haber confiado siempre plenamente en el príncipe Alberto. De otro modo, nunca hubiese aceptado esperar al fallecimiento de Raniero para que su hijo fuese reconocido.

Perdió la custodia de sus dos hijos mayores
Si la muerte de Raniero hubiese ocurrido después del segundo cumpleaños de Alexander, que tendrá lugar el próximo 24 de agosto, Nicole debería haber esperado hasta su mayoría de edad, y afirma que toda esta situación ha sido un inmenso malentendido. Cuando, después del entierro de Raniero, Nicole pidió proceder a la transcripción del documento firmado por Alberto de Mónaco, pensaba que se trataría de una simple formalidad que no concernía en nada al príncipe. Fue entonces cuando le informaron de que toda esa burocracia llevaría su tiempo. Ahí Nicole empezó a perder los estribos.

Más sobre: