Elegancia solidaria en la cena de Viñuelas: Paloma Cuevas, Genoveva Casanova, ...

Y aunque en una fiesta tan comprometida lo de menos era el glamour de las invitadas sino el reverso de la tela y la calidad humana de los comensales, lo cierto es que a esta celebración acudieron algunas de las mujeres más elegantes del país, algo que difícilmente puede pasar inadvertido. Triunfaron los vestidos de Valentino, como el que vestía Paloma Cuevas, de blanco, con un conjunto de top en punto de seda con escote halter y adornos de pedrería y falda larga con pequeños volantes de encaje. Esa misma falda lucía la actriz Lydia Bosch (espectacular mujer de rojo) pero combinado con un jersey de manga larga, también en punto de seda, con cinturón de perlas. Genoveva Casanova no pudo haber elegido mejor su vestido: un Dior palabra de honor estampado en colores suaves, vaporoso y muy primaveral. El contraste lo ponía un pequeño bolso de mano en color naranja.

Arantxa del Sol estaba impresionante con falda y blusa de la diseñadora cordobesa Juana Martín. La falda en animados colores y extra larga, la blusa blanca, sin ningún botón y con uno de los escotes más atrevidos de la noche. Carmen Martínez-Bordiu, de Jean Paul Gaultier, optó por una falda larga de volantes y un ‘twin-set’ con adornos de encaje. Carolina Adriana Herrera eligió un vestido morado (el único de la fiesta) de inspiración romántica un diseño, como no, de Carolina Herrera. Nieves Álvarez y Carla Royo-Villanova coincidieron en el color, el marrón chocolate. Nieves con un vestido de Roberto Torretta corto de gasa, finos tirantes y suelto. Aunque a la modelo. Muy favorecida estaba Carla Royo-Villanova con un vestido de Alta Costura de Pedro del Hierro de corte imperio. El detalle original lo ponía su maquillaje ya que se había pintado dos pequeñas lágrimas negras junto al ojo derecho.

De negro, que durante muchas temporadas ha sido el color estrella en grandes fiestas, iban Gema Ruiz Cuadrado, Ana Gamazo de Abelló, Estrella Morente, Isabel Flores y María José Campanario. Gema estaba impresionante con un vestido palabra de honor negro con falda de pequeños volantes de Alba, de Córdoba.

Las transparencias más llamativas fueron las de María José Campanario mientras que la nota exótica y original la puso Simoneta Gómez-Acebo que llevaba un largo ‘kaftán’ en rosa con bordados en plata. Su cuñada, Mónica Martín Luque confió en Modesto Lomba, que también diseñó el traje que llevó el día de su boda con Fernando Gómez-Acebo, hace sólo siete meses.

Las otras joyas de la noche
Los fantásticos trajes de gala quedaron realzados por joyas igualmente espectaculares. Gema Ruiz llevaba un espectacular brazalete de Yanes, dos broches en forma de flor adornando su vestido y unos pendientes largos de perlas y brillantes igualmente con forma de flor. Paloma Cuevas, con joyas de Yanes; Carla Royo-Villanova, con un conjunto de collar un pendientes de brillantes montado en oro blanco de Joyería San Eduardo. Carolina Adriana Herrera, en cambio, llevaba como única joya una preciosa tiara en oro amarillo y piedras en el mismo color que su vestido, morado, adornando su recogido y, como es habitual en ella, sin nada de maquillaje.

Nieves Álvarez escogió joyas de Suárez. Llevaba unos pendientes largos de oro blanco con brillantes y diamantes talla marquise, collar de oro blanco con motivos geométricos y brazalete en oro blanco con pavé de brillantes. Genoveva Casanova, también con joyas de Suárez, lucía pendientes con zafiros multicolores montados en oro blanco y sortija también de oro blanco montado en pavé de brillantes.

Más sobre: