Mar Flores radiante en la presentación de una nueva colección de joyas

Mar Flores, radiante con un elegante y sencillo vestido largo negro, cumplió con la petición de los joyeros Durán de que las invitadas a su cena de gala vistieran de los colores de moda de la protagonista y motivo de la reunión: la perla gris, negra o tono nácar, estrella indiscutible de la nueva colección de joyas de esta firma. Por su parte, la condesa de Montarco cumplió también con la premisa y acudió muy elegante en tonos grises y nácar.

La guapa modelo, que llegó acompañada de su marido, Javier Merino, atraviesa a sus 35 años una de las etapas más felices de su vida. Desde que comenzó su relación y contrajo matrimonio con el empresario, Mar dejó de ser aparecer en las portadas de las revistas, que se hacían eco de sus controvertidas relaciones para pasar a dejarse ver solo en ocasiones y por motivos profesionales. Al término de la velada, Mar flores comentó que la nueva colección de joyas de Durán le había parecido "muy bonita" y que ella sigue volcada en el mundo de la interpretación, "estoy intentando prepararme, estudiando. Las cosas vendrán si tienen que venir", concluyó.

La condesa de Montarco, que lució un conjunto de dos piezas formado por falda gris perla y un cuerpo de encaje, manifestó su gusto por las perlas, "me encantan las perlas y las joyas, pero me gusta un uso sencillo". Sobre los rumores sobre la ruptura de su hija Alejandra Rojas con Luis Medina Abascal no quiso confirmar ni desmentir nada: "no sé de qué me habla, mi hija está estupendamente, no sé dónde está ahora. Con mi hija no suelo hablar de nada, no sé nada". A la cena de gala asistieron también el periodista Jaime Peñafiel y su esposa, el empresario Pedro Trapote con su mujer, Begoña García Vaquero y la condesa de Romanones, entre otros.

Más sobre

Regístrate para comentar