La canadiense Natalie Glebova, de 23 años y modelo profesional, nueva Miss Universo 2005

La canadiense Natalie Glebova, de 23 años y modelo profesional, fue elegida Miss Universo 2005 esta madrugada en el certamen celebrado en Tailandia, por delante de las otras cuatro finalistas. Precisamente, de las cinco candidatas que quedaron en la última ronda, cuatro eran latinoamericanas y aparecían en los sondeos como las claras favoritas. La representante española, Verónica Hidalgo, no pasó la primera ronda quedando fuera de los quince primeros puestos.

Natalie Glebova, de pelo moreno y ojos verdes, nació en Rusia aunque hace once años que se trasladó a vivir a Toronto. Allí trabaja como modelo y sus primeras palabras tras ser proclamada como nueva Miss Universo fueron precisamente para su país de adopción por ‘haberme dado la oportunidad de comenzar aquí una nueva vida con mi familia’.

Glebova es la segunda representante de Canadá que se alza con el preciado título de belleza. En 1982, la corona racayó sobre su compatriota, la canadiense Karen Dalwin.

Emocionante final
Casi tres semanas después de reunirse en Bangkok para la 54 certamen de Miss Universo, la gran ceremonia final volvió a reunir sobre el escenario a las representantes de 81 países. Los miembros del jurado ya tenían los nombres de las que serían las cinco finalistas de esta edición del concurso tras los desfiles de las jornadas precedentes. Sin embargo las jóvenes desconocían hasta ese mismo momento quienes serían las cinco finalistas. Entre gritos de alegría y alguna que otra mueca de desilusión, sobre el escenario quedaron las cinco mujeres de las que tendría que salir la ganadora y sus dos damas de honor.

Era el momento en el que los miembros del jurado planteaban a cada una de ellas una serie de preguntas. Junto a la representante canadiense se encontraban Cynthia Olavarria, de Puerto Rico, Renata Soñe, de República Dominicana; Laura Elizondo, de México, y Mónica Spear, de Venezuela.

Al final de la ceremonia, la representante canadiense, Natalie Glebova, y la puertorriqueña, Cynthia Olavaria, esperaban entre sonrisas nerviosas y cogidas de la mano, la decisión final del jurado, compuesto por doce personas. Tras su proclamación, la nueva Miss Universo recibió emocionada la corona de manos de la ganadora del pasado año, la australiana Jennifer Hawkins.

Más sobre: