Ana Obregón consigue que no se emita el final de 'Ana y los siete'

La serie de televisión "Ana y los siete" tendrá un final feliz, al menos de momento. El juez ha dado la razón a su protagonista y creadora Ana Obregón y ha suspendido de modo cautelar la emisión de cuatro nuevos capítulos, escritos sin su consentimiento y en los que ella no aparece. Esta medida se mantendrá hasta la celebración del juicio pertinente donde el magistrado tomará la decisión definitiva. Ana Obregón interpuso una querella contra Star Line, indignada por la decisión de la productora de prolongar la serie sin sus dos protagonistas principales, Ana Obregón y Roberto Álvarez.

La actriz, que argumentaba que la idea de la serie estaba registrada a su nombre, consideraba que el broche de oro y final perfecto de la historia- que se emitirá el próximo lunes día 30- es la boda de Ana y Fernando. Un cierre de cuento de hadas que la productora quería convertir en tragedia, matando al matrimonio en un accidente en su luna de miel. Ana explicaba lo ocurrido en una entrevista publicada por la revista ¡HOLA!: "Lo que ha ocurrido es que la productora ha hablado con RTVE y les ha dicho que tenía autorización para hacer cuatro capítulos más, pero yo, como autora, no les he dado esa autorización. Yo no quería continuar la serie porque, como autora, el final del cuento es el final del cuento, y no puede haber más tramas argumentales que ese final".

El cuento de la Cenicienta
La actriz mostraba además su preocupación por los miles de seguidores que han vivido las aventuras de la bailarina de "strep-tease" que se convierte en niñera de una familia numerosa. "He hecho una serie para niños, es un cuento bonito, no puede desaparecer la Cenicienta, no la pueden matar. Ahí están jugando también con la psicología de los niños. Puede causar graves traumas a los niños. Es como si les cuentan el cuento de la Cenicienta, fueron felices, se casó con el príncipe y luego desaparecieron en un vuelo en el que parece que han muerto".

De momento, la actriz ha ganado la primera batalla legal contra la productora y la serie terminará con un "fueron felices y comieron perdices", como todo cuento de hadas que se precie.

Más sobre: