Paloma Lago acudió, acompañada por Álvaro Bultó, a la Comunión de su hijo Javier

Una celebración que no se perdieron tampoco los cuatro abuelos del pequeño, y allí estuvieron los padres de Javier, Amalio García y Ana Obregón, y los padres de Paloma. De hecho, el propio Javier fue el encargado de presentar al novio de su ex mujer, Alvaro, a sus padres y, al mismo tiempo, ex suegros de Paloma. Todo un detalle.

Para la ocasión, Paloma, guapísima como de costumbre, lució un primaveral "top" de superposiciones, en el que predominaban los tonos lilas y que se complementaba con otro "top" de tirantes en celeste, con falda a juego también lila y chal del mismo color. Por su parte, Alvaro optó por un clásico traje. Ambos, móvil en ristre, aparecieron como una pareja feliz. Por su parte, María lució un vestido estampado sin mangas y estuvo en todo momento pendiente de su pequeño Juan. Y como guinda, no podía faltar a la Primera Comunión de su sobrino la inefable Anita García Obregón, en plena cruzada por salvar su serie de los que tratan de asesinarla (ya saben, se niega a que los productores de la serie que ha creado recreen un nuevo final en el que ella acaba bastante mal parada). En su línea, Ana estaba espléndida con un vestido floreado de vivos colores que combinó con una chaqueta tipo bolero en pistacho, todo adornado con múltiples broches. Llegó sola, escondida tras grandes gafas de sol, pero muy sonriente y recién llegada del Festival de Cannes, donde brilló con luz propia.

Ana ya ha dicho que, tras su guerra a brazo partido por el final digno que cree que se merece su exitosa serie —que ha estado en antena con increíbles cuotas de audiencia durante cuatro años —, sólo quiere descansar y disfrutar de su hijo, algo que no le llevará demasiado tiempo, ya que debajo del brazo ya tiene una nueva serie que prevén que será un remedo a la española de "Sexo en Nueva York". Con Ana, sorpresas nunca faltan. En el capítulo de proyectos, destacar los que prepara Paloma Lago, ya avezada escritora. Su nuevo reto —después de que el anterior no saliera a pedir de boca por problemas de tipo legal — es escribir libros para que los adultos puedan leer con sus niños. Tal y como nos contaba recientemente, tiene sus ilusiones puestas en este proyecto, que, cuanto menos, parece una idea de lo más novedosa.

Entre tanto, el pequeño Javier, ajeno a las sutilezas del protocolo de su familia, hizo su Primera Comunión en la iglesia de los Dominicos, de Madrid, conjuntamente con sus compañeros de clase. Una celebración que no olvidarán ni él ni su familia.

Más sobre: