Rocío Carrasco posa por primera vez vestida de flamenca

- Y luego los niños.
- Cuando Dios quiera, aunque, de momento, no tenemos planeado nada de eso.
- Pareces encajar bien los golpes de la vida, Rocío
- Las cosas me duelen, como a todo el mundo, pero en justa medida
- No eres una mujer de excesos
- En nada
¿Tampoco en el amor?
- Si se trata de poner amor en una relación, sí.
- ¿El gran error de tu vida?
- No lo sé
- Todos metemos bien la pata alguna vez, Rocío...
- A lo mejor, pensar que todo el mundo es bueno.
- También habrás acertado
- Creo que en mi relación con Fidel
- Quién sabe si tu vida hubiera discurrido por otro camino de no aparecer Fidel.
- Pues no lo sé. No tengo ni idea. Pero, gracias a Dios, y eso es lo que importa, que Fidel ha aparecido. Por lo tanto, no te puedo hablar de lo que hubiera sido mi vida sin él.
- La imaginación es libre
- Nunca sabes cómo te vas a reaccionar ante las cosas que te prepara la vida.

- La enfermedad de tu madre es una gran prueba que te ha pasado la vida
- Siempre he sido consciente de la importancia de lo de mi madre, pero estoy mentalizada a que no va a pasar nada malo. Lo he pasado mal, pero como sé que no va a ocurrir nada, pues no entra en mi cabeza que vaya a suceder algo malo.
- Hay quien dice. "Rocío Carrasco pasa de todo"
- A las personas hay que conocerlas, saber cómo sienten y lo que piensan para luego juzgar. Y aún así, no somos nadie para juzgar a los demás. Pero no, yo no paso de las cosas.
- ¿Tienes aguante?
- Lo tengo. Procuro no alterarme.
- ¿Y cuando el agua rebosa el vaso?
- No lo sé, según me pille. Puedo sorprender, porque a lo mejor reacciono muy tranquila o no tan tranquila.
- Genio encubierto
- Pienso que cada persona tiene un genio. Y miente quien diga lo contrario.

Más sobre: