Rocío Carrasco: 'cuando tenga la nulidad y mi madre esté bien, Fidel y yo nos casamos'

Estaba contenta e ilusionada porque se iba con su madre a El Rocío, para pasar unos días de color y devoción. Rocío Carrasco está hombro con hombro con Rocío Jurado más que nunca. Nunca ha estado lejos de su madre pero ahora quiere estar más cerca de ella. Más pendiente, como lo está de Rocío Carrasco Fidel Albiac, su futuro esposo, para quien no lo sepa en la vera del silencio. Lo cuenta Rocío vestida de flamenca. De volantes y de color.
-Pareces cada día más delgada.
-He bajado dos tallas. Estoy en la treinta y seis y en ella me mantengo.
-Tú no eres de mucho comer.
-A mí me gusta comer pero sí es verdad que no lo hago con desasosiego. Me controlo, cuando como, como pero me controlo lo de picar entre horas.
-Dime cómo te encuentras.
-Bien
-Ya me lo imagino.
-Todo fantástico.
-Te noto con buen ánimo, con buen voz.
-Yo no suelo dejar llevarme por el desánimo, pero realmente ahora no tengo que hacer ningún esfuerzo.
-Será porque tu madre va para adelante.
-Claro. Todo funciona perfectamente y todo va para adelante, gracias a Dios.
-Con Fidel no puede ir mejor. -Ya llevamos juntos seis años de maravilla.
-A piñón fijo, como se suele decir. Sin oscilaciones en vuestra relación.
-Todo totalmente lineal.
-Eso puede llegar a aburrir en algún momento.
-En ciertos aspectos de mi vida me gusta la tranquilidad.
-Y el tema sentimental es un de ellos.
-Sí, me gusta una estabilidad, una tranquilidad, una confianza...
-A veces es necesario un poquito más de ritmo.
-No en lo que pueda afectarme en el plano personal, pero por supuesto que sí en todo lo relacionado con mi trabajo. Por ejemplo, ahora con el reto a largo plazo de Body Estetic.
-Rocío, con la enfermedad de tu madre, ¿has en ella una nueva faceta de lucha y determinación ante la adversidad, hasta ahora desconocida para ti?.
-Yo siempre he sabido que mi madre era así. La conozco desde que nací.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más