Los preparativos de la boda de Athina Roussel y Doda Miranda

Cuando faltan siete meses para su boda, Athina Roussel Onassis prepara con ilusión los detalles de la ceremonia que le unirá al jinete brasileño Doda Miranda. La pareja ha elegido como fecha el próximo mes de diciembre, en Sao Paulo (como ya adelantó Doda) y, según ha publicado la revista brasileña Quem, el lugar escogido es la magnífica sede de la Fundación María Luisa y Óscar Americano.

Si en un principio se había comentado que se iba a tratar de una ceremonia íntima parece ser que Athina y Doda han preferido un gran banquete nupcial al que asistirán más de setecientos invitados, en su mayor parte brasileños. En Brasil, la tierra de Doda, Athina ha encontrado también su hogar. Por este motivo, para un día tan señalado como el de su boda no ha escogido Grecia, la tierra de sus antepasados y en la que tanto admiran a los Onassis; ni Francia, donde pasó los primeros años de su vida con su madre, Cristina; ni Suiza, donde se crió con su padre, Thierry, y la familia de éste, su mujer, Gaby, y los tres hijos del matrimonio, Eric, Sandrine y Johanna.

Athina, que el pasado mes de enero cumplió veinte años, no ha querido ni confirmar ni desmentir la noticia de su boda. Como desde que comenzara su relación, ha sido su novio, Doda, quien dio a conocer que se habían prometido el pasado verano y que fue en agosto cuando le pidió la mano de la rica heredera a su padre, Thierry Roussel. Comentó, también que el enlace iba a ser en Sao Paulo y que deseaban encontrar un apartamento a su gusto antes de casarse ya que hasta el momento viven en uno de alquiler. La vida de Athina en Brasil se ha caracterizado siempre por su sencillez dado que, recordemos, al fallecer su madre no tardó en ser llamada La niña más rica del mundo. Pero la niña más rica del mundo, viste ropa deportiva, como la de cualquier joven de su edad, cena en restaurantes brasileños muy concurridos y nunca lleva joyas. Los dos anillos que luce son la alianza que se intercambió con Doda como señal de amor y el anillo que él, doce años mayor que ella, le regaló. Un anillo que dista mucho de los que lucían su madre o su abuela.

Más sobre

Regístrate para comentar