Iker Casillas y Eva González, una de las parejas de esta primavera

Se han convertido en una de las parejas de esta primavera. Nos referimos a Iker Casillas, el joven y conocido portero del Real Madrid, y Eva González, la bella sevillana que fue elegida «Miss España» hace dos años. Primero fue un rumor; luego, en la pasada Feria de Abril —tal y como decíamos—, todo comenzó a tomar consistencia después de los testimonios de algunas personas que les habían visto juntos. Y ahora, las fotos que aquí les ofrecemos representan la confirmación de una relación que poco a poco se va consolidando. Unas imágenes que fueron obtenidas estos días, cuando Iker y Eva paseaban en romántica actitud por las inmediaciones del madrileño domicilio de la joven presentadora.

La noticia del romance de Iker y Eva casi ha coincidido con la renovación del futbolista con el equipo blanco, y que para los entendidos, se prevé dura, habida cuenta de que son varios los equipos que pretenden a Iker; entre ellos, el poderoso Manchester United, donde, por cierto, militó muchos años quien hoy es compañero de Casillas, David Beckham. No hay que olvidar que Iker está considerado, a sus veintitrés años, uno de los tres mejores porteros del mundo.

Por su parte, Eva, de veintidós años, que también resultó elegida «Miss Elegancia» y «Miss Pelo Bonito», continúa con su trabajo como modelo y en televisión. Eva se ha definido como "muy risueña, cariñosa y sencilla". Le gusta la pasta y la tortilla de patatas. No se pierde la Feria de Abril, y sus actores favoritos son Roberto Begnini y Julia Roberts. Eva, además, no se siente muy segura en los ascensores y los evita siempre que le es posible.
Mide 1,76 de estatura y hasta hace unos meses vivía en Mairena del Alcor, Sevilla, con sus padres, Manuel, agricultor de profesión, y Encarna, y su única hermana, María, que es también muy guapa. Tras ser elegida la mujer más bella de España, su vida dio un giro de 360 grados, que le llevó a posponer sus estudios. "Mi vida antes era levantarme a las siete de la mañana, porque yo vivo en un pueblo —contaba Eva— y tenía que coger el autobús para ir a la Universidad de Sevilla; allí me tiraba hasta las tres de la tarde. Luego volvía a mi casa, comía, un poco de siesta y a estudiar hasta la noche. Lo que pasa es que, partir de salir «Miss Sevilla», la cosa cambió".

Más sobre

Regístrate para comentar